A Juan Lobato nunca le habían dicho -hasta que llegó a OKDIARIO- que le tiene un aire hablando a Zapatero. «¿En serio?», dice elevando sus cejas algo menos arqueadas que las del ex presidente del Gobierno. Y se ríe. El nuevo secretario general del PSOE en la Comunidad de Madrid (PSOE-M) se lo toma con humor: «¿En el timbre… en el tono? … Sí … Eh … Bueno … Me fijaré». «¿Será un orgullo para usted?», le preguntamos. Y responde: «Eh… Bueno … Parecerse a la voz de una persona no tiene más significado que ese». Y añade: «Yo me identifico con Zapatero en muchas cosas, pero eso, hasta hoy, no».

Juan Lobato tiene 37 años. Comenzó como concejal en Soto del Real en 2003, poco antes de que Zapatero ganara sus primeras elecciones tras los atentados del 11-M. 12 años después, en 2015, consiguió la alcaldía para el PSOE en una plaza ‘pepera’ por excelencia: Soto del Real. En 2019, arrasó con el 60% de los votos. Antes del 4-M lo dejó para presentarse a las primarias del PSOE-M.

Su rival en las primarias, el alcalde de Fuenlabrada, Javier Ayala, le preguntó en un debate si pertenecía -como él, viniendo de Fuenlabrada- al «alma obrera del PSOE o al alma de notables». No le contestó. Le repetimos en HOY RESPONDE la pregunta de Ayala. Lobato no la elude como ninguna cuestión: «El PSOE es un partido abierto, plural con una parte más de socialdemocracia europea y otra más de izquierda más clásica. Yo esto en la posición del PSOE de siempre de la socialdemocracia moderna y europea, que creemos en que haya oportunidades para que todo el que quiera esforzarse, trabajar y crecer pueda hacerlo en su vida».

Ese timbre a Zapatero en tiempos de Sánchez nos lleva a preguntarle quién es para él mejor referente como gobernante. Y ante la pregunta, Lobato, en estos tiempos del ‘killer’ Sánchez (ya sin Redondo), no se corta y responde con sinceridad: «Mi referente político es Javier Solana. Con quien he crecido más y he compartido más es con Javier Solana. Es una persona con la que he tenido mucho trato y he crecido durante los últimos 20 años muy cerca de él en muchos proyectos». Y destaca -de quien llegó a ser secretario general de la OTAN en el PSOE de Felipe González– que «tiene una mente privilegiada y un gran sentido común y de estado».

Juan Lobato es, casi ya, perro viejo en política, pese a sus 37 años. Una alcaldía es un buen ‘training’. Y frente a la «mente privilegiada con gran sentido común y de estado» de Solana, destaca las «capacidades y habilidades» de Zapatero y Sánchez: «Zapatero y cada uno tiene sus capacidades… sus habilidades… y sus fortalezas». De «Pedro» destaca su «resistencia, visión clara y contundencia en su acción política». De Zapatero, «la capacidad de visibilizar retos de futuro que la sociedad no había afrontado como los derechos civiles».

Los pactos con Bildu y ERC

25 años después de aquel PSOE, tras siete de Zapatero en La Moncloa, gobierna con Podemos y depende de Bildu, el brazo político de ETA, y de los independentistas catalanes de ERC. Juan Lobato no cree que ello le reste votos en un sitio como Madrid. «Es una cuestión de aritmética parlamentaria», dice y los compara con estos pactos con «los del PP de Rajoy con el PNV». «No comparto lo que Bildu -dice en pasado- ha representado históricamente y es verdad que estamos en una etapa nueva. Hay partidos que están en proceso de cambio como la propia sociedad». De ERC dice lo mismo y trata de marcar distancia entre sus dirigentes actuales y los que hace apenas cuatro años dieron un golpe en y fueron condenados por sedición: «Bueno -matiza- condenados fueron unas personas concretas que tomaron esas decisiones entonces».

Mónica García y los comunistas

Mónica García, de Más Madrid, destronó al PSOE el 4-M del liderazgo de la oposición por apenas 6.000 votos y hoy ocupa el escaño que tradicionalmente ocuparon los líderes del PSOE en la Asamblea de Madrid.

Juan Lobato descarta con toda claridad ya ir en coalición con Más Madrid («comparte la raíz ideológica comunista de Podemos») y, a su manera, para el que lo quiera entender, manda este recado a su lideresa: «Es una mujer que sabe mucho de sanidad, del ejercicio de su profesión específica, y que ha sabido poner eso encima de la mesa y que fuera el tema estrella el 4-M… pero ahora toca hablar de gestión, de presupuestos, de fondos europeos…».

«Sin pruebas» contra el hermano de

Juan Lobato reconoce, como lo hizo la propia diputada socialista Carmen López, que acusaron «sin pruebas» en la Asamblea al hermano de la presidenta Isabel Díaz Ayuso: «Cada uno tiene su tono, su personalidad, su forma de hacer las cosas». Lo atribuye al fragor del debate parlamentario y lo incluye en el derecho reforzado de expresión de un parlamentario.

Dice que el hermano de tiene el derecho a ser comercial y ganarse la vida consiguiendo contratos «siempre que se haga legalmente». ¿Y el hermano de lo hace legal o ilegalmente?», le preguntamos. «Pues yo no lo se. No tenemos pruebas ni de una cosa ni de la contraria», responde.

PSOE, Más Madrid y Podemos se han unido a la reprobación de la presidenta de la Asamblea, Eugenia Carballedo, por expulsar del pleno, después de tres avisos, a la diputada López. La acusan de no ser una presidenta imparcial. Piden a que se una a ellos.

Compártelo con tus amigos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.