La defensa de la lengua frente a los ‘Países Catalanes’ , clave en el pacto PP-CS en la Comunidad Valenciana. Ambos partidos convergen en ese punto. Pero hay más, la Diputación de Alicante es la muestra.

El presidente del Partido Popular en la Comunidad Valenciana Carlos Mazón ha defendido hoy que Ciudadanos y Partido Popular tienen un espacio común «como el que estamos demostrando en la Diputación de Alicante». Ese espacio común, que Mazón tiene su mayor nexo, a nivel autonómico, en la política lingüística: ambas formaciones están seriamente preocupadas por la defensa de Lengua frente a los ‘Países Catalanes’. Y hay una batería de iniciativas, casi paralelas en el tiempo que así lo demuestran.

Inés Arrimadas presentó el pasado día 11 una iniciativa en torno a la concesión directa de subvenciones por parte del Gobierno de a diversas entidades para la capitalidad cultural y científica de Barcelona en los que ponía el acento en una entidad: Plataforma per la Llengua. Preguntaba Arrimadas qué medidas tiene previsto el Gobierno para garantizar que las subvenciones concedidas bajo el decreto a que estaba haciendo referencia no acabaran sufragando actitudes xenófobas o de imposición lingüística. Casi en paralelo, la diputada valenciana de Ciudadanos, María Muñoz denunciaba a través de twitter una ayuda incluida en los presupuestos de Joan Ribó para la ciudad de Valencia en 2022: en total, 25.000 euros para esa misma Plataforma per la Llengua.

Mientras esto ocurría en Madrid, en Valencia, la síndica portavoz del Partido Popular en las Cortes Valencianas María José Catalá hacía patente también su preocupación por esa misma subvención. Y denunciaba otras dos más por un montante de 50.000 euros.

Días antes, en las Cortes Valencianas, era la síndica de Ciudadanos en las Cortes Valencianas, Ruth Merino, la que presentaba una iniciativa para reclamar que los medios de comunicación utilizasen el término Comunidad Valenciana cuando se refieran en sus informaciones al territorio que compone esa Comunidad.y no Valencia o País Valenciano. Mucho menos, Países Catalanes. Casi en paralelo, también, Alberto Fabra y Salomé Pradas, senadores del Partido Popular presentaban ante la Mesa de la Cámara Alta una iniciativa para que sus señorías utilizasen exclusivamente el término Comunidad Valenciana para referirse a las iniciativas de este territorio: la preocupación por la deriva catalanista es común en ambas formaciones.

Se da la circunstancia de que tanto en las Cortes Valencianas como en el Senado, los socialistas se posicionaron en contra de ambas iniciativas. Y, por tato, sumaron sus votos en sentido contrario a ambas propuestas, acompañados de los nacionalistas vascos en el Senado y Compromís en las Cortes Valencianas. Una circunstancia que, lejos de desanimar, une más a PP y Ciudadanos ante el trascendental encuentro del viernes entre Mazón y Arrimadas.

Pero no acaban ahí los puntos de encuentro. Tanto Mazón como Arrimadas están seriamente preocupados por los Presupuestos Generales del estado de Sánchez. Este es otro nexo de unión, es el de las enmiendas a los Presupuestos Generales del Estado «que ningunean a la Comunidad Valenciana», según ha explicado Mazón, y que Partido Popular y Ciudadanos «como un gran espacio de centro liberal» cree que pueden recorrer juntos.

El tercer vértice es la bajada de impuestos. Ambos partidos han presentado iniciativas en esa misma dirección. El PP, a través de la reforma fiscal planteada por Carlos Mazón, que luego el Grupo Parlamentario ha llevado a las Cortes Valencianas. Ciudadanos, por su parte, presentó otra más moderada: la del PP alcanzaba los 1.500 millones de euros. la suya, los 103 millones. La finalidad de ambas formaciones es la misma: reducir el peso impositivo que soportan las personas en la Comunidad Valenciana. 

Compártelo con tus amigos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.