La Generalitat suspende la obligatoriedad del pasaporte COVID al saturarse las descargas

La presentación del pasaporte COVID era obligatorio a partir de hoy en bares, restaurantes, gimnasios y residencias de . Tras dar ayer jueves luz verde el Tribunal Superior de Justicia a la medida, la Generalitat decidió implantarla de inmediato. Pero 24 horas después se ha visto obligada a dar marcha atrás. El motivo: la saturación de la página web de descargas del certificado de .

Centenares de miles de personas, más de 300.000 este viernes al mediodía, seguían en la cola de espera virtual del CatSalut para descargarse el pasaporte que acredite que están vacunados correctamente o bien que han pasado la recientemente. Sin él, cuando acabe la moratoria del próximo lunes, será imposible entrar a lugares de ocio.

La decisión de usar el y el hecho de que su expedición sea mayoritariamente de forma virtual, a través de internet, ha generado muchas críticas en Cataluña. Las personas mayores, que no tienen acceso a las nuevas tecnologías o no dominan a la perfección este tipo de herramientas, ya han denunciado que no están en igualdad de condiciones que el resto de .

En algunos centros de atención primaria, el punto de relación más cercano entre el usuario y el médico, se han vivido este viernes largas colas de personas que acudían en busca de ayuda para obtener su . Por ese motivo el departamento de Salut ha decidido suspender de forma cautelar, hasta el próximo lunes, la entrada en vigor de la medida.

Incentivar la

La decisión de utilizar el certificado de para acceder a bares, restaurantes, gimnasios o en las visitas a las residencias de mayores, también ha provocado un mayor interés para inocularse la vacuna por parte de aquellos que, por un motivo u otro, no lo habían hecho hasta ahora. La Fira de Barcelona, el mayor vacuonódromo de Cataluña, volvía a tener lista de espera este viernes.

La utilización del es la medida que ha encontrado la Generalitat para incentivar la vacunación y evitar el aumento de casos que ya se está produciendo, sobretodo entre las personas no vacunadas. De hecho en las últimas horas los centros de vacunación han notado un aumento de solicitudes de personas que hasta ahora se habían resistido a ponerse la vacuna.

Y es que en España, a diferencia de otros países como Austria, por el momento ni se puede obligar a la vacunación ni se puede confinar a los no vacunados. Por este motivo algunas comunidades tratan de imponer el para el acceso a recintos cerrados. Medidas que igualmente son polémicas, pero con las que tratan de rebajar de nuevo, un imparable ascenso de la incidencia acumulada que en España ya supera los 100 puntos.

Поделитесь этим с вашими друзьями (Compártelo con tus amigos)

Добавить комментарий

Ваш адрес email не будет опубликован.