No será porque OKDIARIO no viene advirtiendo desde hace meses del riesgo de restricciones. Y no será porque no hemos informado de las numerosas advertencias que tanto las eléctricas como Red Eléctrica, también Enagás, han lanzado al socialcomunista alertando del peligro de cortes en el suministro. Pues bien,  precisamente Enagás acaba de comunicar oficialmente la primera «restricción del flujo» de natural. Se ha registrado entre las 00:00 del mañana del lunes 29 de noviembre y las 6:00 horas de hoy mismo, miércoles 1 de diciembre. La fecha de comunicación de la caída del flujo de llegada de gas fue el pasado martes y el mensaje es suficientemente explícito:. «Medgaz notifica una restricción de fluido».  ¿Y qué es Medgaz? Pues el gasoducto en el que Sánchez puso todas sus esperanzas de mantener el flujo sin problemas.

El lugar de la detección de la de caída de suministro ha sido Almería, punto de entrada del único gasoducto que queda abierto procedente de Argelia, después de que este país cerrara hace un mes el gasoducto que llegaba a Algeciras. La alerta ha sido detectada y comunicado por la propia gestora del tubo Medgaz. Insistimos, aun a riesgo de que nos llamen fatalistas: el discurso optimista del Ejecutivo de no es más que un ejercicio de buenismo voluntarista, porque la situación es compleja. Y es que el informe diario de Enagás sobre la evolución del stock correspondiente al pasado miércoles, 24 de noviembre, ya ha confirmado un periodo de 13 horas en las que el permaneció en mínimos en el sistema de distribución. 13 horas en la que la situación, según el propio calificativo empleado por Enagás, fue de «alerta».

La nueva notificación supone un preocupante salto cualitativo, porque viene a confirmar una «restricción del flujo” precisamente en el tubo en el que Sánchez depositó todas sus esperanzas para solventar los posibles problemas de suministro por el corte del otro gran gasoducto procedente de Argelia, nación que ha suministrado de forma clásica el 45% del que se consume en   y que advirtió con antelación de que cerraría uno de los dos gasoductos que suministran a España, el que pasa por Marruecos, el del Magreb. Sólo queda activo, de este modo, el de Medgaz, justo donde se ha producido la restricción del flujo. Sánchez comprometió su palabra y garantizó que no habría restricciones. La primera, en la frente.

Compártelo con tus amigos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.