La OMS plantea «cancelar» celebraciones de Navidad… mientras España sigue sin medidas ante la sexta ola

La OMS avisa de cara a Navidad y plantea la posibilidad de cancelar algunas celebraciones ante el avance del coronavirus en esta sexta ola que azota el mundo. Algunas sensaciones son propias de los peores meses del 2020 en cuanto a la pandemia. Muchos países ya han tomado medidas que van desde el pasaporte Covid hasta las pruebas a viajeros, como en el caso de Italia, pasando por el confinamiento (casi) total, como se da en Países Bajos. España, en cambio, sigue sin tomar medidas cuando solo quedan unos días para Navidad.

En una rueda de prensa exclusiva para la prensa internacional en Ginebra, el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, explicó este lunes que la información que se está analizando sobre ómicron indica que esta variante circula de forma más rápida que las anteriores y que «es probable que los vacunados y los que se han curado de covid se infecten o reinfecten».

La portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, ha descartado cualquier cambio legal, al recordar que en términos generales la ley obliga al uso de mascarilla salvo en exteriores donde sea posible mantener una distancia de 1,5 metros. Según ha dicho, más que reformar nada, hay que cumplir la ley.

El responsable internacional llamó a todos a una toma de conciencia frente a esta situación a escasos días de las festividades de fin de año, señalando que es mejor cancelar las celebraciones ahora «y celebrar la vida mañana», que «celebrar hoy y estar de luto mañana».

Muchos países toman medidas: pasaporte Covid, PCR o cierres

En ese contexto, Países Bajos ha apostado por el confinamiento y el cierre de las actividades no esenciales, además de limitar a dos visitas -cuatro en los días especiales- las reuniones en los domicilios. Por su parte, prohibirá las fiestas en la calle para Nochevieja y pidió a los ciudadanos que reduzcan al máximo las reuniones y encuentros multitudinarios. «Cuantos menos seamos, menos riesgos correremos», aseguró el primer ministro Jean Castex.

Mientras, en Italia se implantará la necesidad de una PCR negativa para entrar en el país en el caso de los ciudadanos de la UE y quienes no estén vacunados tendrán que guardar cuarentena a su llegada. En el caso de Dinamarca, el Gobierno ha decidido limitar las actividades culturales y de ocio mientras que Austria, cuya situación mejora, está relajando las restricciones que había impuesto a los no vacunados, pero mantiene que a partir de febrero la vacunación será obligatoria. Una vacunación que pretenden acelerar también tanto Alemania como el Reino Unido con la inoculación de las terceras dosis.

Y a las vacunas lo fía casi todo España, que no ha tomado medidas de calado más allá de la necesidad de pasaporte Covid en hostelería, centros sanitarios y residencias en algunas comunidades autónomas. Precisamente este miércoles el presidente Sánchez ha convocado una Conferencia de Presidentes, pero no se esperan novedades de gran calado más allá de la «coordinación en la toma de decisiones». 

Eso sí, los datos son malos: este lunes la incidencia pasó a situarse en los 608 casos por cada 100.000 habitantes después de una subida de hasta 98 puntos en todo el fin de semana. Además, Sanidad notificó 85 fallecidos y 79.704 contagios de Covid-19 desde el viernes y la ocupación de las UCIs se sitúa en un 15%. En cuanto a datos, es el peor fin de semana de la pandemia desde el pasado mes de enero, cuando apenas se había iniciado la vacunación.

En ese escenario, ha decidido limitar las reuniones a 10 personas como máximo, igual que Canarias, y pedirá a la Justicia la implantación de un nuevo toque de queda. Además, son varias las comunidades autónomas que exigen el certificado Covid en hostelería, centros sanitarios o residencias: Aragón, Cataluña, Baleares, País Vasco, Galicia, Murcia, Navarra. En el caso de la Generalitat catalana, habrá a la 1 de la madrugada si lo autoriza la justicia y, además, a partir de este miércoles todos los contactos estrechos de positivos tendrán que guardar cuarentena aunque estén vacunados y el Gobierno andaluz recomienda que en las fiestas navideñas solo se junten como máximo dos núcleos familiares.

Algunos dirigentes autonómicos, eso sí, piden al Gobierno central medidas como la reimplantación de la obligatoriedad de mascarillas en exteriores. En cualquier caso, España no va al ritmo de otros países de Europa a la hora de aplicar restricciones pese a que la situación está empeorando. se agarra a que esta ola «no es como las anteriores» y que la presión hospitalaria, de momento, no preocupa.

«Esto es muy serio y estamos muy preocupados»

La OMS tiene un discurso mucho más duro. «Esto es muy serio y estamos muy preocupados por la variante ómicron», recalcó Tedros, quien agregó que los reportes que indicarían que esta variante causa una enfermedad más moderada que podrían no ser representativos. Por ello, pidió a los gobiernos ejercer máxima precaución en las próximas semanas y evitar eventos con presencia de mucha gente y que se podrían convertir en superpropagadores del virus.

El próximo 31 de diciembre se cumplirán dos años desde que la OMS recibió la primera notificación sobre casos de una neumonía de tipo desconocido detectados en China, que resultaron siendo causados por un nuevo coronavirus que ha provocado hasta ahora 5,5 millones de muertes y 272 millones de casos alrededor del mundo.

Árbol Píxel de la Plaza de San Francisco, en Sevilla.

En términos de infecciones y decesos, el segundo año de la pandemia fue peor que el primero, puesto que en los últimos doce meses las muertes se elevaron a 3,3 millones, lo que supera las muertes acumuladas por malaria, tuberculosis y sida a nivel mundial. Tedros sostuvo que si el mundo quiere acabar con la fase aguda de la pandemia en 2022 debe resolverse el problema de la desigualdad entre los países en cuanto al acceso a las herramientas que existen para frenar la covid-19, incluidas vacunas, test de diagnóstico y tratamientos.

Planteó que el objetivo común debe ser que para mediados del próximo año se haya vacunado al 70% de la población de cada país (un objetivo que se había planteado para este fin de año). Los expertos de la OMS dijeron que no están en contra de las dosis de refuerzo contra la covid ni niegan el rol que tienen, pero recordaron que la decisión de los países ricos de ofrecerlas a toda su población adulta juega en contra de que los grupos de riesgo en los países pobres puedan tener acceso a las vacunas para una primera o segunda dosis.

«Por el momento, pensamos que la vacuna de refuerzo debe ser para las personas con sistemas inmunológicos débiles»

El 80% de los enfermos hospitalizados por covid son personas que han sido vacunadas, según los datos recopilados por la organización en el ámbito internacional. Con qué periodicidad se tendrá que recibir una vacuna contra la covid constituye una de las grandes interrogantes en este etapa de la pandemia, a la que la OMS todavía no puede responder, aunque ha adelantado que ello dependerá de una serie de factores, como el tipo de vacuna, ya que su efectividad difiere ligeramente de un producto a otro.

Otros factores serán las futuras variantes que aparezcan y la propia biología del individuo (edad, problemas de salud subyacedentes y estado de su sistema inmune). Los estudios siguen mostrando que hay una reducción de la inmunidad entre las personas vacunadas alrededor de seis meses. «Por el momento, pensamos que la vacuna de refuerzo debe ser para las personas con sistemas inmunológicos débiles, para las personas mayores», sostuvo la científica en jefe de la OMS, Soumya Swaminathan. «Este virus es impredecible», sentenció.

Поделитесь этим с вашими друзьями (Compártelo con tus amigos)

Добавить комментарий

Ваш адрес email не будет опубликован.