Desde el 1 de enero, las instalaciones de Nissan en Barcelona pasaran a la historia de la industria del sector de automoción en España y ya no se volverán a fabricar más coches de la marca para dar paso a nuevos inversores -la puja está entre GWM y Silence, mientras se exploran las vías para reindustrializar la planta más pequeña con un hub de electromovilidad-. A un paso del cierre definitivo, el fabricante automovilístico japonés ha pisado el acelerador y ha cerrado el mes de septiembre con un aumento de las unidades producidas de más del 500%. ¿El motivo? Los vehículos que no se ensamblen en la planta catalana no se podrán fabricar hasta que la producción se traslade a Francia.

Según datos a los que ha tenido acceso este diario, el fabricante de vehículos japonés Nissan cerró con una producción global de 1.591.886 unidades en los primeros nueve meses del año, lo que representa un aumento del 3% con respecto al mismo periodo de 2020. Mientras, el resto de fabricante ha reducido el número de ensamblajes de coches de forma drástica por los bajos niveles de aprovisionamiento de piezas en el sector de la automoción hasta provocar importantes paradas en las líneas de producción de las factorías a nivel mundial. Este es el caso de Stellantis Vigo, Volkswagen Navarra, Ford Almusafes, Seat Martorell o Renault Palencia.

El mercado que más creció en el mes de septiembre para Nissan fue España con un aumento de los ensamblajes del 522% hasta las 2.247 unidades, en comparación con los 361 vehículos que se fabricaron en el mismo periodo del año anterior. No obstante, la Zona Franca representa una parte insignificante de la producción del gigante japonés a nivel mundial, ya que otros factorías a nivel europeo como es el caso de la de Reino Unido de la que salen casi 20.000 coches.

En su último año de vida, el fabricante que ocupa los terrenos de la Zona Franca ha fabricado 12.105 coches, lo que se traduce en un aumento desorbitado en comparación con las 596 unidades. Una cantidad jamás registrada en la factoría y que se vio afectada por el impacto de la crisis del y las paradas por las manifestaciones de los trabajadores para protestar por el cierre.

Reindustrialización

La mesa de reindustrialización de Nissan continúa trabajando para cerrar un acuerdo de reindustrialización antes de llegar a fin de año. Tal y como se anunció, las conversaciones con Great Wall Motors (GWM) se centran en la planta de la Zona Franca, mientras que Silence se enfoca a la de Montcada i Reixac (Barcelona) y el del ‘hub’, liderado por QEV Technologies, a la de Sant Andreu de la Barca (Barcelona).

A principios de octubre negociar de forma preferente con el fabricante de coches chino GWM y el fabricante catalán de motocicletas eléctricas Silence, mientras que se apostó por explorar la posibilidad del ‘hub’ de electromovilidad liderado por la catalana QEV Technologies. La propuesta del ‘hub’ planea una inversión de 1.000 millones de euros, una producción anual de 100.000 vehículos y la creación de más de 4.000 empleos directos antes de 2025.

La empresa y las administraciones han asegurado que el diálogo «avanza en la dirección correcta» para establecer las bases generales de futuro acuerdo con los inversores y han anunciado una nueva reunión a finales de noviembre para conocer el avance de las negociaciones.

Compártelo con tus amigos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.