La reforma de la Ley de Extranjería da oportunidades a jóvenes extutelados como Hassan: «He encontrado trabajo de jardinero»

«Estuve en un centro de menores hasta que cumplí 18 años y me echaron a la calle«. Ésta es la de Hassan, pero también la de muchos otros jóvenes que son tutelados mientras son menores, pero abandonados a su suerte sin papeles ni trabajo una vez alcanzan la mayoría de edad.

La Fundació Comtal, que acogió entonces a Hassan, cuenta que el joven llegó a con 17 años en busca de formación y trabajo, pero «sin red de apoyo ni los recursos adecuados para hacerlo». Tras un proceso migratorio «muy duro y peligroso», consiguió llegar a la capital catalana, donde fue tutelado por la Generalitat hasta que, en marzo de 2019, cumplió 18 años y tuvo que abandonar el centro de menores sin tener alternativa. «Estuve un tiempo en la calle hasta que conseguí plaza en un piso de la fundación», explica él.

Para evitar esta situación recurrente, el Consejo de Ministros aprobó el pasado octubre una reforma de la de Extranjería para que estos menores dejen de caer en la «irregularidad sobrevenida» al cumplir los 18 años y puedan acceder al mercado laboral. Además, también facilita que los jóvenes de 18 a 23 años que se han visto en esta situación puedan obtener la documentación.

«Gracias a este cambio en la ley, muchos jóvenes migrantes han tenido la oportunidad de acceder al mercado laboral por primera vez para poder cumplir sus sueños e inquietudes», celebran desde la Fundació Comtal. Y uno de estos jóvenes es Hassan, que, tras conseguir el permiso, ha encontrado trabajo como jardinero, como cuenta en un vídeo.

Una «oportunidad de futuro» para niños y jóvenes vulnerables

Tras pasar un tiempo en la calle al alcanzar la mayoría de edad, Hassan pudo acceder a una plaza en la Llar Germà Adrià, un piso de la Fundació Comtal. Esta organización, situada en el distrito de Ciutat Vella de Barcelona, trabaja «para que los niños, adolescentes y jóvenes en situación de vulnerabilidad, así como sus familias, tengan oportunidades de futuro».

La fundación ofreció a Hassan un espacio seguro para que «pudiera desarrollarse como persona, formándose y adquiriendo las habilidades suficientes para ser autónomo». Él mismo cuenta que le han «ayudado mucho económicamente y a la hora de buscar cursos y trabajo». Y añade que tiene «un educador que me mucho con el tema de los papeles, con el dinero y con la limpieza del piso».

Durante este tiempo, cuentan, la principal preocupación de Hassan «ha sido poder renovar su permiso de residencia». Ahora, tras la reforma de la ley, «ha conseguido tener regularizada su situación con permiso de residencia y trabajo» y ha encontrado un empleo como jardinero, una oportunidad laboral que «ha mejorado significativamente su calidad de vida y, próximamente, la de su familia».

de Extranjería

La reforma de la de Extranjería ha simplificado los procedimientos para que los jóvenes puedan acceder a la documentación y a los permisos correspondientes. En primer lugar, en el caso de los menores de edad, se reduce el plazo de nueve a tres meses y se incrementa la vigencia de la autorización inicial de uno a dos años. Además, se sustituye el acta notarial para la cédula de inscripción por un informe de la entidad de protección de menores y se consolida que las autorizaciones de residencia habiliten para trabajar cuando el menor alcance los 16 años.

También se establece un régimen propio para los menores no acompañados que alcanzan la mayoría de edad. Para quienes cumplen 18 años documentados, se favorece la continuidad de la autorización que tenía como menor y se reduce la acreditación de medios suficientes. Hasta ahora, esta acreditación exigía el 100% del IPREM en la autorización inicial y el 400% en la segunda (hasta 2.000 euros mensuales). Ahora, se fija como requisito la cuantía máxima del Ingreso Mínimo Vital que se tendría como hogar unipersonal (actualmente, 470 euros al mes).

En cuanto a los menores que cumplen 18 años sin documentar, se establece un nuevo sistema para que puedan obtener los papeles y acceder a la autorización para residir y trabajar con los mismos requisitos. Por último, para los jóvenes extutelados que tienen ahora entre 18 y 23 años y se encuentran indocumentados, se pone en marcha un procedimiento para que puedan acceder a la autorización prevista para los menores que llegan sin documentar a la mayoría de edad.

Поделитесь этим с вашими друзьями (Compártelo con tus amigos)

Добавить комментарий

Ваш адрес email не будет опубликован.