La Comisión de Ecología, Urbanismo, Infraestructuras y Movilidad (CEUIM) del Ayuntamiento de Barcelona ha dado verde este martes a la reforma de la Via Laietana, que arrancará en marzo y se hará en dos fases.

En una primera fase se renovarán las redes de servicios y en junio empezarán las obras para reformar el tramo entre la plaza Urquinaona y la de Antoni Maura, que durarán 11 meses. Una vez finalizada este tramo de obras, se dará a la segunda fase, que prevé la transformación del tramo que va de Antoni Maura hasta Idrissa Diallo.

Así, el primer tramo de obras tiene un presupuesto de 16,8 millones de euros mientras que al segundo tramo se destinarán 16,1 millones de euros.

Se mantienen los dos carriles

Desde que se inicien los trabajos en las redes de servicios, se mantendrán dos carriles de bajada a toda la vía -uno de buzo y uno de vehículos-, y de subida los buses se desviarán hacia el paseo de Picasso y los vehículos podrán llegar hasta la altura de la plaza de Antoni Maura.

La aprobación del anteproyecto de reforma de toda la Via Laietana y el proyecto ejecutivo del primer tramo que se hará se ha aprobado en comisión con los votos de los dos grupos del gobierno municipal -BComú y PSC- y el voto favorable de ERC, grupo con quien el ejecutivo municipal ha acordado los detalles del proyecto. El resto de grupos municipales y la regidora no adscrita han votado en contra.

También, según ha explicado la teniente de alcaldía de Ecología, Urbanismo, Infraestructuras y Movilidad, Janet Sanz, el Ayuntamiento tiene previsto desplegar un dispositivo de comunicación para informar y hacer seguimiento de la evolución de las obras.

El objetivo del consistorio es mantener actualizado al vecindario y a los comerciantes para minimizar las afectaciones de los trabajos y reducir las posibles alteraciones a la actividad habitual de la Via Laietana. Durante la comisión, Sanz también ha destacado que es «una de las reformas importantísimas» de la ciudad que hacía falta retomar y se ha mostrado satisfecha por el trabajo hecho con ERC, a quien ha agradecido su apoyo.

A su vez, el grupo republicano se ha felicitado por el adelanto de la reforma, remarcando que la Via Laietana es la vía «más antipática» que hay ahora mismo en Ciutat Vella.

Cambios en la mobilidad

El objetivo de la transformación de la Via Laietana es hacerla «más amable» y destinar más espacio al peatón, a la bicicleta, al verde y a la movilidad sostenible. A la vez el consistorio quiere hacer que contribuya a la reactivación del comercio local y del centro de la ciudad.

Según la propuesta de carriles, la misma presentada ya en julio, el vehículo privado solo podrá atravesar toda la Via Laietana de bajada, sentido mar. Concretamente, en sentido bajada habrá un carril compartido para buses, taxis y bicicletas y otro carril de circulación para el vehículo privado limitado a 30 km/h.

En sentido subida habrá solo un carril, que compartirán buses y taxis y que también podrán utilizar los vecinos de la Via Laietana y de la Barceloneta que tienen vehículo privado. El resto de vehículos no podrán usar este carril en dirección a Urquinaona y tendrán que optar por un recorrido alternativo. Entre este carril y la acera habrá un carril bici segregado del tráfico que también será en sentido subida.

Ampliación de aceras y plazas nuevas. Por otro lado, la transformación también prevé que las aceras se amplíen hasta 4,05 metros a lo largo de toda la calle, desde la plaza Urquinaona hasta la de Antonio López -que próximamente se separará y acontecerá las plazas de Idrissa Diallo y de Correos-. Las anchuras actuales van de los 2,6 a los 3,5 metros.

Habrá una gran plaza a Antoni Maura que unirá la Catedral con el Mercado de Santa Caterina, y se generarán plazas nuevas a los cruces con los principales esos de Ciutat Vella: a los cruces con la calle de Juncales y a los de las plazas del Ángel y de Antonio López. También se reubicarán y se ampliarán los pasos de peatones para mejorar la conectividad de los esos transversales de Ciutat Vella.

Noticias relacionadas

Contexto

El calendario prepandemia preveía que las obras de transformación de la Via Laietana empezaran el último trimestre del 2021 pero la irrupción del covid lo cambió todo. El pasado mes de julio el consistorio hizo pública una redefinición del proyecto que según el Ayuntamiento incorporaba mejoras. En aquel momento, ya se previó que las obras empezaran antes del verano del 2022.

Compártelo con tus amigos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.