Las Bolsas entran en pánico por la amenaza de embargo al petróleo ruso

Valores del Ibex 35, en los paneles del Palacio de la Bolsa de Madrid.
Valores del Ibex 35, en los paneles del Palacio de la Bolsa de Madrid.Eduardo Parra / Europa Press

El conflicto en Ucrania sigue sacudiendo a los mercados accionarios, que se enfrentan a la tercera semana de guerra sin poder aferrarse a certezas. Ante la negociación entre los aliados occidentales de un posible embargo al petróleo ruso, el temor a problemas de abastecimiento es máximo. El secretario de Estado de EE UU, Antony Blinken, ha asegurado este domingo que Washington está estudiando con Europa la posibilidad de prohibir la importación de crudo de Rusia. Una medida que privaría al de una importante fuente de ingresos, pero también dañaría a la economía mundial al disparar los precios ya descontrolados de la energía.

Ante la perspectiva de una prohibición de suministro del crudo ruso, el petróleo Brent, de referencia para Europa, aumenta casi un 20% y roza los 140 dólares el barril, alcanzando su tarifa más alta desde la crisis financiera de 2008. Los precios del gas natural en Europa también suben con fuerza en el mercado holandés, hasta los 335 euros por megavatio hora. “El entrecruzamiento de oleoductos desde Rusia a Ucrania es solo un indicativo de cuán enredada y dependiente se ha vuelto gran parte de Europa de la energía rusa y eso no es algo que se pueda revertir rápidamente. Se está descontando una perspectiva de crecimiento europeo mucho más sombría”, ha apuntado Sean Callow, analista del australiano Westpac en declaraciones recogidas por Reuters.

Tras cerrar su peor semana desde el comienzo de la pandemia, los parqués europeos seguirán condicionados por un escenario de alta volatilidad. El Ibex ha arrancado la sesión con una caída del 2,71% para luego desplomarse hasta el 5%. Dentro del selectivo, IAG y Sabadell se hunden un 10%, Bankinter, Meliá e Inditex un 8%. En el lado contrario se situaban Solaria y Siemens Gamesa, que ganan un 2%. Los otros parqués del Viejo Continente también están teñidos de rojo: Fráncfort y París pierden un 4%, Milán y Londres un 2%. Del mismo modo, los futuros de Wall Street ceden. El euro se deprecia ante el dólar un 0,4% este lunes y la prima de riesgo española se sitúa en los 101 puntos básicos.

Los combates en Ucrania se han intensificado durante el fin de semana y los intentos de un alto el fuego para permitir que los civiles evacuen a los civiles de parecen haber fracasado hasta el momento. afirma estar dispuesto a abrir corredores humanitarios en varias ciudades, a la espera de la tercera ronda de negociaciones que tendrá lugar este lunes.

Frente al aumento del del petróleo y al pesimismo de los inversores por el conflicto en Ucrania, las Bolsas asiáticas han caído con fuerza este lunes. El Nikkei de Tokio ha cerrado con pérdidas del 2,94%, mientras que el parqué hongkonés se ha hundido casi un 4%. En este mercado, a las tensiones geopolíticas y económicas derivadas del ataque ruso a Ucrania se suma la situación del coronavirus, que en los últimos días ha alcanzado cifras récord de contagio. Las autoridades de la antigua colonia británica, que ante nuevos brotes ha apostado por una estrategia cero covid, baraja la posibilidad de imponer nuevas medidas restrictivas para bajar los casos y reducir la hospitalaria.

Las duras sanciones occidentales a Rusia han hecho caer el rublo a mínimos— con la Bolsa de cerrada desde hace una semana—, mientras los precios de las exportaciones rusas, como los metales preciosos, el petróleo y el gas, se han disparado en un momento en el que la economía mundial ya estaba lidiando con presiones inflacionarias. Los inversores siguen evaluando el impacto del abandono de muchas empresas occidentales del mercado ruso: este fin de semana Inditex ha interrumpido temporalmente la actividad en sus 502 tiendas en Rusia, mientras Netflix y TikTok han suspendido todos sus servicios en la región.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.

Suscríbete

Ante una inflación que se muestra cada vez más amenazante, los inversores no apartan la vista de los próximos pasos de los bancos centrales, que se enfrentan al desafío de endurecer su política monetaria sin amenazar el crecimiento económico. El de la Reserva Federal, Jerome Powell, señaló la semana pasada que propondrá una subida de tipos de interés de 25 puntos básicos, y no de 50, como se rumoreaba a principios de año. Una maniobra que refleja la incertidumbre ante las posibles consecuencias económicas del ataque ruso a Ucrania.

Pero todos los ojos están puestos también en Fráncfort: el Central Europeo se reunirá el jueves, y la presidenta Christine Lagarde dará a conocer si el actual conflicto modificará los planes de retirada de estímulos e incrementos de tipos de interés de la principal autoridad monetaria europea. “La papeleta que afronta el BCE se nos antoja muy complicada, ya que además deberá presentar su nuevo cuadro macro para la región, nuevas estimaciones en las que sin duda revisará al alza sus expectativas de inflación y a la baja las de crecimiento. Al mismo tiempo, intenta mostrar a los mercados que no ha perdido el control de la situación y que todavía tiene margen de maniobra para impedir que la recuperación económica se venga abajo”, advierten los analistas de Link Securities.

Поделитесь этим с вашими друзьями (Compártelo con tus amigos)

Добавить комментарий

Ваш адрес email не будет опубликован.