Garbiñe Muguruza ha hecho historia al ganar a Anett Kontaveit en la final de las WTA Finals, una victoria que le corona como la primera maestra española de todos los tiempos y redondea un 2021 mágico con tres títulos. De la mano de Conchita Martínez parece haber recuperado su mejor tenis, el que le llevó a ser número uno del mundo en 2017 y a ganar dos Grand Slams (Roland Garros 2016 y Wimbledon 2017).

Conchita es sin duda una de las grandes claves del éxito de Muguruza, pero no la única. Detrás de la española hay un grupo de trabajo enorme que le ha ayudado a encontrar esa tranquilidad y esa calma que tanta falta le hacía. Su fragilidad mental era una de sus puntos débiles y hace poco más de un año se unió a su equipo un psicólogo, que le ayuda a trabajar para mejorar esa fragilidad y así poder lograr su mejor tenis. Su modelo a seguir es Rafa Nadal, toda una leyenda del tenis español y uno de los tenistas más fuertes a nivel mental.

La tenista española tenía una cita con la historia y no falló, de hecho ni titubeó y ganó en dos sets. No era fácil porque enfrente tenía a una Kontaveit que venía en racha, sólo había perdido un partido en los últimos 14 partidos y fue precisamente frente a la propia Garbiñe. La pupila de Conchita se impuso también en dos mangas en el duelo de la fase de grupos para poner fin a su racha de 12 partidos seguidos ganados.

Muguruza venía en un buen momento después de ganar en Chicago a principios de octubre. Era su segundo título de la temporada ya que antes había conquistado el WTA 1000 de Dubái en marzo. Con este son ya tres los trofeos que ha ganado la maestra Garbiñe, el mejor resultado de su carrera hasta la fecha, en cuanto a títulos se refiere. Hasta ahora su cifra récord estaba en dos en 2017 cuando ganó Wimbledon y Cincinnati.

México tiene un color especial

Desde que se coronara como número uno del mundo en 2017 tan sólo había ganado dos torneos, ambos en el Torne de Monterrey en 2018 y 2019. Dos años después ha vuelto a levantar un título en territorio mexicano. «No se que tiene México que me emociono», reconocía la propia jugadora tras escribir su nombre en los libros de historia una vez más. México tiene un color especial. Allí ha ganado ya tres torneos en los últimos cuatro años.

Garbiñe llevaba dos años en los que no terminaba de encontrar la regularidad en su juego. A finales de 2019 decidió volver con Conchita Martínez, con la que tantos éxitos había logrado a sus órdenes. Desde entonces ha trabajado duro día tras día para volver a la cima. Tiene tenis de sobra para ser número uno como ha demostrado en esta Copa de Maestras pero le faltaba regularidad y estabilidad, algo que parece que por fin ha encontrado.

El 2021 comenzaba con una final en el Yarra Valley Classic en Melbourne, torneo previo al Abierto de Australia, donde caería frente a la número uno del mundo Ashleigh Barty. En el mes de marzo alcanzaba su segunda final del curso en Doha donde cedería frente a Petra Kvitova. Sin embargo, Garbiñe no se rindió y siguió intentándolo hasta que lo logró. A la tercera fue la vencida. La tenista española no se vino abajo ni mucho menos y conquistaría su primer torneo una semana más tarde en Dubái. Ya en octubre ganó Chicago y ahora se ha alzado con las WTA Finals donde fue de menos a más para poner el broche de oro a una temporada histórica y volver al top 3 del ranking.

Compártelo con tus amigos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.