Las torrijas de vino de la abuela que superan todas las expectativas

Si eres tan fan de las torrijas como nosotras, seguro que has probado las de leche en todas sus versiones: con pan brioche, con sirope de naranja, al horno… y, por supuesto, las clásicas. Todas tienen un denominador común, y es que el pan se empapa en leche. Pero, ¿sabías que entre las muchas recetas tradicionales hay quien la sustituye por vino? Aquí te dejamos una de esta versión que merece la pena poner en práctica.

La de torrijas de vino más fácil y rica

Ingredientes:

  • 1 barra de pan de torrijas,
  • 800 ml de vino (moscatel, tinto, blanco dulce…),
  • 1 rama de canela,
  • 2 huevos,
  • aceite de girasol para freír,
  • azúcar,
  • canela en polvo.

Preparación:

  1. En un cazo, pon a hervir el vino con la rama de canela. Cuando entre en ebullición, apaga el fuego y deja atemperar.
  2. Corta el pan en rebanadas gruesas y colócalas en una fuente honda. Cubre con el vino y deja que se empape una o dos horas.
  3. Coloca las rebanadas de pan sobre una rejilla para que pierdan el exceso de líquido y pásalas por huevo batido.
  4. Fríelas en abundante aceite caliente. Retira a un papel absorbente para retirar el exceso de aceite.
  5. Antes de servir, pasa a un plato con una mezcla de azúcar y canela.

Nuestro truco: el vino que elijas para preparar esta versión de torrijas será determinante en el final. Si optas por uno intenso, puedes rebajarlo reduciendo la cantidad de vino y completando con agua o incluso con un almíbar. En este caso, presta también atención, si a un vino dulce le añades un almíbar potente, quizás sea demasiado empalagoso. También puedes añadir cítricos a la hora de aromatizar el vino.

Te puede interesar

Поделитесь этим с вашими друзьями (Compártelo con tus amigos)

Добавить комментарий

Ваш адрес email не будет опубликован.