El 18 de noviembre da comienzo a la semana dedicada a concienciar a los diversos agentes implicados sobre el problema que suponen las resistencias microbianas y a emitir recomendaciones para su prevención desde las instituciones sanitarias nacionales e internacionales. Desde 2020, se utiliza el término de resistencias a antimicrobianos, término más amplio que abarca no solo a antibióticos, sino también a antivirales, antifúngicos y antiparasitarios. Este año, como en los anteriores, la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap) hace hincapié en la necesidad de realizar un uso responsable de estos medicamentos.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha declarado que la resistencia a los antimicrobianos es hoy una de las mayores amenazas para la mundial, la seguridad alimentaria y el desarrollo. Es responsable de una importante morbimortalidad, de aumento de costes sanitarios y compromete el éxito de muchos procedimientos terapéuticos que conllevan un riesgo infeccioso.

La AEPap recuerda que el uso indebido y excesivo de los antimicrobianos es el principal factor que determina la aparición de patógenos farmacorresistentes. Si bien en España en los últimos años se ha disminuido el consumo de antibióticos en la comunidad, este continúa siendo de los más elevados en la Unión Europea, por lo que sigue existiendo un amplio margen de mejora. «Aunque no hay datos oficiales nacionales sobre el consumo en pediatría, sabemos, por distintos estudios que es más elevado que en otros países de nuestro entorno», asegura la Dra. Rosa Albañil, coordinadora del Grupo de Patología Infecciosa de AEPap.

El Plan Nacional frente a la Resistencia a Antibióticos (PRAN) es un plan estratégico y de acción cuyo objetivo es reducir el riesgo de selección y diseminación de resistencia a los antibióticos. Inició sus actividades en 2014 y desarrolla su acción a través de seis líneas estratégicas comunes para la humana y la sanidad animal. Entre otras actividades se han publicado distintos documentos dirigidos a distintos profesionales y distintos niveles de asistencia, también para población pediátrica.

Compártelo con tus amigos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.