Los trabajadores de José Luis Moreno: «Cuando lo detuvieron nos dijeron que siguiéramos como si nada»

Días antes de la detención de José Luis Moreno, sus trabajadores estaban inmersos en el faraónico proyecto en el que se había embarcado su jefe: la serie para televisión basada en la vida de San Francisco de Asís, que además contaba con un inversor millonario, Alejandro Roemmers, quien la investigación apunta a que pudo aportar 35 millones de euros al proyecto. En su primera a un medio de comunicación, los empleados de Moreno aseguran que parecía el renacimiento de la empresa tras años de dificultades. Cinco meses después de la detención de Moreno hay trabajadores que llevan con él desde los años 90 y que no han vuelto a tener noticias suyas.

“En junio las cosas parecían ir bien en la empresa. Estábamos justo en la serie con Dreamlight (la empresa fundada ex profeso para la producción de la serie) y todo iba adelante. Y cobrábamos, tarde, como siempre desde hacía cuatro años, pero cobrábamos” Los trabajadores de Moreno se habían acostumbrado a que pese a que en sus contratos se especificaba que debían cobrar los días 5 de cada mes esos pagos se efectuaban más bien pasado el día 20. “Y de repente detuvieron al señor Moreno. Los jefes nos decían que siguiéramos trabajando, que no pasaba nada y que todo se iba a arreglar. Era verano, finales de junio, así que entre unas cosas y otras llegamos a julio y pasó agosto. Y nadie resolvía nada y nadie nos contaba nada sobre nuestro futuro”. Y hablamos de personas que, en algunos casos, trabajan con Moreno desde la década de los 90.

Otro de los trabajadores de José Luis Moreno rememora aquellos días: «Era la época de Miramon Mendi, que quizá a los más jóvenes no le suene mucho, pero que a finales de los 90 y principios de 2000 era la empresa audiovisual más próspera del país. Contratos millonarios con Radio Televisión Española, producciones de teatro, espectáculos de variedades. Era un no parar. Las facturaciones eran millonarias en un momento en el que simultaneábamos espectáculos en dos teatros de Madrid con Rocío Jurado e Isabel Pantoja, con Manolo Escobar y galas nocturnas semanales en televisión”. Esa gala televisiva semanal no era otra que Noche de , por cuya producción Moreno llegó a ingresar 10 millones de euros, de los de hace 20 años.

«Exhibicionista de posesiones»

Sin embargo, según sus más cercanos, José Luis Moreno nunca fue un dechado de empatía y cercanía con sus trabajadores y sus problemas, ni cuando las vacas eran gordísimas ni cuando le han venido mal dadas. Otro de sus trabajadores entrevistado en exclusiva por OKDIARIO lo califica como “un exhibicionista de posesiones. Si te invitaba a cualquier cosa en la que él estuviera era porque quería que vieras algo que él tenía y tú no te podías permitir”. En los últimos años, Moreno ha seguido ganando dinero con proyectos como un canal de o la famosa serie religiosa, pero ya nada ha vuelto a ser igual. Eso sí, según sus trabajadores, lo de pagar tarde y mal ha acompañado a Moreno desde siempre. “Ha habido periodos antes de este en los que no cobrábamos y nos veíamos obligados a vender pertenencias personales para salir adelante, pero lo de ahora parece mucho más grave”, explica uno de estos trabajadores.

Y es que ahora, la capacidad de recuperación de Moreno se ha visto muy reducida. En primer lugar, porque su volumen de nada tiene que ver con el de hace 20 años, época en la que sus pingües beneficios compensaban sus extravagantes gastos. Pero es que ahora, además, un juez le ha congelado las cuentas bancarias, algo mucho más complicado de lidiar que cuando aparecía como moroso para Hacienda y lograba salvar ese obstáculo pagando por usar otras empresas a sus legítimos propietarios para conseguir contratos con empresas públicas como RTVE. La gravedad de la situación actual es lo que realmente preocupa a sus trabajadores, y la indiferencia de su jefe no precisamente.

“Esta situación no se ha dado nunca, así que qué menos que se hubiera puesto en contacto con nosotros. Un correo escrito por él y que nos lo hubiera enviado los jefes que son con quienes hemos estado tratando todo. Porque para eso no hace falta mucho. Puede tener muchas cosas en la cabeza, pero sus trabajadores hemos estado ahí para todo. Nos hemos quedado cuando ha habido que echar una mano. Y ahora nos lo pagan así a gente que lleva 20 años en la empresa. Ni siquiera un ‘vamos a solucionar esto, vamos a llegar a un acuerdo’. Y nada. Eso también duele”, explican los trabajadores de Moreno.

Поделитесь этим с вашими друзьями (Compártelo con tus amigos)

Добавить комментарий

Ваш адрес email не будет опубликован.