Los vecinos alertaron de la inseguridad en Igualada un mes antes de la salvaje violación de la menor

El Ayuntamiento de Igualada, controlado por el alcalde independentista Marc Castells,  pretende hacer creer a sus vecinos que es pura casualidad que el refuerzo de la plantilla de los y la instalación de más cámaras de seguridad en el polígono donde una menor fue violada durante la noche de coincidan en el tiempo con apenas sólo unos días de diferencia.

Su empeño y el de su concejal de Seguridad Ciudadana, Carlota Carner, es negar que esta población de 40.000 habitantes situada a 70 kilómetros de Barcelona, tenga un problema de inseguridad, como denuncian las asociaciones de vecinos de Igualada. Carner insiste en que ambas medidas estaban ya previstas antes de la brutal violación a una joven de 16 años.

El consistorio ha remarcado que esta medida forma parte de un plan de mejora del polígono de Les Comes, que hace tres años que está en marcha y en el que ya se han renovado el asfalto y las aceras de la zona.

Ahora, el Ayuntamiento de Igualada sólo tiene cámaras en la zona en el complejo deportivo, y para instalar las nuevas contactará con la Local y los d’Esquadra para estudiar la mejor ubicación en cuanto a seguridad. En este polígono se ubica la de la que salió la joven aquella noche antes de la violación.

El consistorio también valorará la ubicación de las cámaras con su departamento legal para prevenir posibles afectaciones al derecho a la privacidad y con los responsables de la zona. Está previsto instalar también dispositivos de grabación en los accesos a la localidad.

La concejal Carner ha anunciado también que la plantilla de los d’Esquadra ha tenido 20 nuevas incorporaciones que se añadirán al Área Básica Policial de Anoia.

Durante una comparecencia municipal, Carner ha reconocido que, pese a sus afirmaciones de que Igualada no tiene un problema de inseguridad, ayer mismo se reunió con las Asociaciones de Vecinos a raíz de la petición que habían hecho para reclamar más seguridad tras la violación de la menor.

El alcalde culpa a la oposición municipal de intentar transmitir una «falsa imagen» de la localidad, pero el hecho es que 12 de las 13 asociaciones vecinales denunciaron a finales de septiembre, es decir, mucho antes de la violación de la menor el pasado 1 de noviembre, los problemas de inseguridad en la localidad, según informan varios medios catalanes.

Mientras tanto, la víctima sigue hospitalizada diez días después de la brutal violación y ha tenido que ser operada por segunda vez. Al parecer, no recuerda nada de lo ocurrido y los siguen intentado identificar a los autores.

Поделитесь этим с вашими друзьями (Compártelo con tus amigos)

Добавить комментарий

Ваш адрес email не будет опубликован.