Cada año nacen en España unos 30.000 bebés prematuros, que son aquellos nacidos antes de las 37 semanas de gestación. Un número en alza y que supone un 7-10% del total, 1 de cada 13 bebés nacidos. Los prematuros se dividen en extremos (menos de 28 semanas), muy prematuros (28 a 32 semanas) y prematuros moderados (32 a 37 semanas). Pueden tener problemas de de por vida, como parálisis cerebral, pérdida de visión y audición o discapacidad intelectual, pero, “la norma hoy en día, gracias a los avances médicos y tecnológicos, es que salgan adelante sin complicaciones”, adelanta el doctor Manuel Baca, jefe del servicio de Pediatría y Neonatología de Quirónsalud Málaga. Ahí entra también en juego otro dato que siempre se cumple entre los prematuros: son unos valientes.

Así lo destaca Andrea, mamá de Matilda, una pequeña nacida en junio con 25 semanas en el Hospital Quirónsalud Málaga y que ya está perfectamente en casa tras meses en la UCI neonatal: “es un proceso largo con mucho estrés, pero con el cuidado y toda la implicación que han puesto en casos como el de mi hija, tanto profesional como personal, han contribuido a que hoy mi hija esté como está. Al principio, todo era incertidumbre, fueron tres meses en la UCI y no sabíamos lo que pasaría al día siguiente, pero, ahora con cinco meses, mi niña es muy despierta y ha ganado peso, por lo que sólo puedo estar agradecida con toda la experiencia vivida”, declara Andrea, quien aprovecha el Día Mundial del Prematuro (17 de noviembre) para mandar un mensaje de motivación a los papás que se encuentran en la misma situación, “no es fácil ver a tu bebé enfermo, pero hay que tener fe en que ellos pueden con todo”. Este mensaje ha sido recibido de ánimo ha sido especialmente recibido por alguna de las familias que justo se encuentra pasando por este mismo proceso en la UCI neonatal del centro hospitalario, como Raquel, mamá de Lucas, nacido hace solo unos días de 26 semanas.

Atención neonatal centrada en la familia y en el desarrollo del pequeño

La Unidad de Cuidados Intensivos Neonatal del Hospital Quirónsalud Málaga presta una atención centrada en la familia y en el desarrollo del pequeño, “siendo la única UCI neonatal sin restricciones para los padres,” destaca el doctor Manuel Baca, jefe del servicio de Pediatría y Neonatología del Hospital Quirónsalud Málaga, esto significa que los papás tienen las puertas abiertas a cualquier hora, además de contar con un teléfono disponible las 24 horas.

“Es fundamental potenciar el factor humano, por lo que desde Quirónsalud Málaga fomentamos una asistencia humanizada, manteniendo una especial atención al contacto piel con piel entre la madre y el recién nacido siempre que sea posible. Algo de lo que nos sentimos muy orgullosos, es de poder mantener, en casi todos los casos, a los pequeños con sus familias, evitando el aislamiento, la incertidumbre y el estrés que provoca separar totalmente al bebé de sus padres”, asegura el doctor Baca. Además, el servicio de Pediatría recomienda y fomenta el contacto piel con piel, por lo que se puede realizar sin horarios, por la mañana y por la tarde, permitiendo al pequeño aclimatarse al entorno de una forma menos brusca mientras mantiene el enlace familiar, reduciendo su estrés y nerviosismo”, concreta el pediatra.

Las mamás y los papás también se pueden quedar tranquilos al tener a su bebé siempre cerca, además de contar con pediatras, neonatólogos, ginecólogos, matronas, enfermeras y auxiliares a su disposición, quienes resuelven todas sus dudas desde el estado constante del bebé hasta cómo realizar el primer baño o ayudar con la succión de la leche materna, acciones más delicadas, pero incluso más relevantes en el caso de los niños prematuros.

“Siempre intentamos que la estancia de estos pequeños guerreros sea lo más íntima y familiar posible, formando parte de su entorno cercano mientras están aquí; celebramos los santos y cumplemeses de los pequeños, enseñamos a los padres lo que necesiten… en definitiva, los vemos crecer”, comenta Verónica Planoenfermera de la UCI neonatal, “por eso agradecemos a los padres su confianza en nosotras; nos ofrecen una gran responsabilidad, aquí somos su familia, es un trabajo muy difícil al igual que reconfortante”, completa.

El Hospital Quirónsalud Málaga cuenta con la UCI neonatal mejor equipada de la sanidad privada malagueña, con la posibilidad de atender a prematuros de todas las edades. «Hemos dado cobertura y asistencia a más de 13.000 partos durante los 12 años que lleva abierto el hospital, pero, además, hemos contado con la confianza de otros hospitales que nos han traslado sus casos de mayor complejidad. Eso supone que la UCI neonatal haya tenido unos 2.500 ingresos durante estos 12 años, de los cuales la mitad venían de casos especialmente relevantes trasladados de otros centros», explica el doctor Manuel Baca.

La UCI neonatal de Quirónsalud Málaga cuenta con ocho puestos, dos de ellos con dotación especial para aislamiento con habitaciones individuales y aparatos de presión positiva y negativa. «Nuestra UCI neonatal posee el equipamiento más avanzado que existe. Podemos tratar a todo tipo de prematuros, desde los más pequeñitos, como un bebé de 400 gramos, a los partos excesivamente complejos, como unos cuatrillizos que pesaron entre 600 y 700 gramos al nacer», continúa el jefe de servicio.

El servicio cuenta con incubadoras de cuidados intensivos, unidades respiratorias especiales para pulmones aún inmaduros, una incubadora móvil especial que permite la asistencia del paciente desde el mismo momento del parto y todo el equipamiento necesario, tanto tecnológico como humano, con personal de enfermería, matronas, ginecólogos, neonatólogos, pediatras y anestesiólogos de gran experiencia, para sacar adelante a cualquier bebé prematuro.

Compártelo con tus amigos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.