Mazón y Arrimadas abren la vía común: se reúnen para hablar de listas conjuntas ante la deriva de Puig. El encuentro será el viernes en Alicante, donde Arrimadas tiene compromisos desde primera hora del día.

La deriva catalanista del presidente de la Generalitat Valenciana el socialista Ximo Puig, los casos relacionados con centros de menores y la polémica con el defensor del pueblo valenciano que ha protagonizado la vicepresidenta primera de la Generalitat Mónica Oltra, la amenaza de una tasa turística que ha soliviantado al sector, la persecución al español en la universidad y los comercios han llevado a la Comunidad Valenciana a una situación crítica.

Mientras todo, o la mayor parte de estos hechos ocurre en Valencia, en Alicante Partido Popular y Ciudadanos, mantienen su pacto de legislatura con equilibrio y estabilidad. Sin estridencias. Precisamente, ese contraste entre lo que ocurre en Valencia y lo que pasa en Alicante ha comenzado a sentar las bases para una convergencia futura entre Partido Popular y Ciudadanos y ha dado pie al encuentro que mantendrán en apenas 96 horas, el próximo viernes, el presidente del Partido Popular de la Comunidad Valenciana Carlos Mazón y la presidenta de Ciudadanos Inés Arrimadas.

Tienen muchos temas de qué tratar: enmiendas conjuntas a los Presupuestos Generales del Estado, la estabilidad y continuidad de los acuerdos en las instituciones que gobiernan juntos desde 2019, la situación de la Comunidad Valenciana, su importancia en el contexto de España, la financiación autonómica, la deriva catalanista del Gobierno valenciano y, como fondo, la posibilidad de establecer unas listas conjuntas de cara a un posible adelanto electoral en la Comunidad Valenciana. Algo, que cada día se vislumbra más próximo. La síndica de Ciudadanos en las Cortes Valencianas Ruth Merino ha abierto esa puerta de par en par en las últimas horas. Más que porque las dé por hechas, porque no las descarta.

Hace algunos días, la última encuesta publicada acerca de intención de voto en la Comunidad Valenciana arrojaba una posible victoria del Partido Popular, que gobernaría sumando los escaños de Vox, pero dejaba a Ciudadanos fuera del arco de las Cortes Valencianas. Ciudadanos no obtendría representación ni en Alicante ni en Castellón ni en Valencia. Sin embargo, aún habría una base de votantes que mantendría su apoyo al partido de Arrimadas. Para que esos votos no se pierdan en el limbo de la no representatividad, tanto a Partido Popular como a Ciudadanos les interesa contar con un socio electoral de referencia, incluso a la hora de elaborar y presentar las listas. Un socio fiable. Y, ese socio, para Mazon es Arrimadas, y para Arrimadas, Mazón. «Tenemos un espacio común», ha afirmado hoy mismo el también presidente de la Diputación de Alicante. Ahora, «vamos a ver dónde nos lleva», como también ha sostenido Mazón.

Compártelo con tus amigos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.