Red Eléctrica Española (REE) ha informado ya extraoficialmente al Gobierno de sus previsiones para los próximos meses. Y uno de los avisos ha sido especialmente delicado. Se trata del anticipo del mes de enero: Red Eléctrica ha confirmado las previsiones que las grandes eléctricas habían trasladado ya a Pedro Sánchez avisando de un cierre de enero especialmente peligroso en cuanto a riesgo de apagón.

Y todas ellas apuntan a un mes de enero muy frío y con poca generación de energía eólica y solar por la situación climática. Todo ello, mezclado con un restringido por culpa del corte del tubo del Magreb abonan el escenario para el temido riesgo de apagones. La confirmación de Red Eléctrica Española se ha centrado en dos aspectos: el primero, que el mes de enero, claramente frío, contará con vientos escasos y, por lo tanto, poca capacidad de generación eólica. El segundo, que la fotovoltaica correrá el mismo camino por motivos obvios climáticos.

Traducido: enero registrará un fuerte demanda de electricidad por parte de los consumidores españoles. Pero ese mismo periodo se topará con una caída de la electricidad generada por las principales energías conocidas como verdes. Todo ello, mientras las reservas hidráulicas no se encuentran en su mejor momento, ni mucho menos. Y con unas restricciones coincidas y relevantes en materia de importación de natural.

Las grandes eléctricas ya han avisado al Gobierno de ese mismo combinado de alto riesgo. Como ya ha adelantado OKDIARIO, las grandes compañías del sector han explicado al Ejecutivo de Pedro Sánchez que un momento de poco viento, menos sol y fuerte frío puede provocar un apagón eléctrico por la incapacidad de sumar la generación de electricidad con natural en plena punta de demanda. Y las previsiones meteorológicas de las eléctricas marcan, igualmente, un momento similar al descrito a finales de enero.

Enagás fue una de las primeras en dejar constancia escrita del riesgo de un corte en el suministro de si hay “limitaciones en la importación del aprovisionamiento”. Y lo hizo sufriendo ya España un corte en uno de los grandes gasoductos que riegan el territorio nacional procedente de Argelia. Y el sistema eléctrico español también necesita natural para sus centrales de ciclo combinado.

Finales de enero

Las eléctricas comparten el evidente momento de riesgo energético que atraviesa España. La fecha clave estimada para el posible apagón eléctrico es, en concreto, el final de enero. Las previsiones de las compañías marcan que en esos días la punta de frío, unida a la baja producción de energía eólica y fotovoltaica, por pura cuestión meteorológica, puede provocar una tormenta perfecta y, consecuentemente, un apagón eléctrico.

La explicación es sencilla. El uso del ciclo combinado con natural rellena en estos momentos las necesidades energéticas españolas. No es la energía base ni mucho menos, pero es habitual que se necesite su producción de electricidad para colmar al menos un 5% de la demanda.

Todo eso es así en circunstancias normales del sistema eléctrico. Y con un invierno muy frío -como el que viene-, con un gasoducto cortado -como el que ya se ha cerrado al paso por Marruecos-, con un colapso del mercado de barcos metaneros que traen natural a España – como el que se está produciendo-, se puede romper el esquema idílico del sistema eléctrico español, para dar paso a un apagón eléctrico.
La fecha clave: finales de enero, principios de febrero.

Pedro Sánchez tiene más alertas encima de su mesa. En concreto, la advertencia oficial sobre el riesgo de corte de suministro de natural fechada el pasado 29 de septiembre y remitida al Gobierno en el último informe de Enagás en el que se detalla el panorama energético del próximo invierno. La advertencia allí también es rotunda y por escrito: hay garantía de suministro “siempre que no haya limitaciones en la importación del aprovisionamiento”. Y uno de los dos grandes gasoductos que traen el combustible a desde Argelia ha sido cerrado ya por decisión del Gobierno del presidente Tebboune.

La frase fue plasmada en su Winter Outlook 2021-2022 por Enagás. En España, Enagás es el principal transportista de gas natural y el Gestor Técnico del Sistema Gasista. Es decir, es la empresa que controla el suministro de gas. Y su conclusión remitida a todos los organismos el pasado 29 de septiembre fue rotunda: “Con la capacidad de entrada y el nivel de mallado que presenta el sistema de transporte español, queda garantizada la cobertura del 100% del mercado gasista en cualquier situación de demanda”, pero con una condición: “Siempre que no haya limitaciones en la importación del aprovisionamiento”. Y ahora las hay.

Los barcos para traer gas natural, además, están bajo una fuerte demanda y quienes están consiguiendo llevárselos de forma prioritaria son los mercados asiáticos. Y uno de los principales tubos que riegan de gas ha caído en medio de la pelea entre Argelia y Marruecos y no está operativo desde el inicio del mes de noviembre. Sánchez conoce esos datos a la perfección. Pese a ello, lanza a la población el mensaje de que el suministro está garantizado en cualquier caso, algo que es radicalmente falso.

Compártelo con tus amigos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.