Olea Gestión espera que antes del verano de 2022 su plan de pensiones esté en el mercado, justo en un momento en el que el desincentiva los planes de pensiones individuales a favor de los de empleo. Este nuevo producto tendrá el mismo mandato que su Olea Neutral, “un fondo con 17 años de y un 6% de rentabilidad anual”, una meta razonable para los inversores a medio y largo plazo.

Rafael Peña, socio fundador de la firma, explica a OKDIARIO que todavía tienen que “obtener ciertas autorizaciones del regulador” para lanzar su plan de pensiones, un producto que sacarán a la venta al creer que existe una necesidad en el mercado. “Nos encontramos con que nuestros clientes que ya tienen el fondo Olea Neutral nos dicen que los son mucho mejores que los que tienen sus planes de pensiones y, por tanto, nos hemos visto en la obligación de sacar el producto”, afirma.

Olea Gestión prepara el lanzamiento de su plan de pensiones en un momento en el que el Consejo de Ministros ha aprobado el anteproyecto de Ley reguladora para el impulso de los planes de pensiones de empleo, un texto que se suma a los Presupuestos Generales del Estado para 2022, que reducen aún más la aportación máxima con deducciones fiscales a los productos individuales, exactamente hasta los 1.500 euros.

Para Peña, la cuestión de las pensiones en España “es un tema multifactorial”. El también gestor del fondo Olea Neutral considera que se debería favorecer “la competencia entre las entidades financieras para que las rentas de los planes de pensiones sean como mínimo iguales o superiores a los de los fondos de inversión”.

“Hay que generar mucha concienciación de lo que es una pensión contributiva y que la gente entienda que tiene que destinar parte de su renta al ahorro para luego tener una pensión más alta”, añade. En su opinión, “se hace mucha política y muy poca pedagogía”, algo que le recuerda a las sicavs, vehículos de inversión también cuestionado por el Gobierno.

Olea Neutral

El plan de pensiones de Olea Gestión se sumará al producto que la gestora ya tiene en el mercado, el Olea Neutral, cuyo mandato es la preservación de capital a tres años, con un objetivo de rentabilidad del 5%. En “un año excelente”, su rentabilidad se sitúa en torno al 13,5%. En tres años está por encima del 7% TAE anual; en cinco es superior al 5% y en 10 está por encima del 6%. Según explica Peña, en la gestora intentan “coger lo mejor de la gestión pasiva y de la activa” para un fondo que tiene un sesgo macroeconómico.

En Olea Gestión también creen en la diversificación con “una baja rotación para reducir costes”, al tiempo que están “muy enfocados en la gestión conjunta de los riesgos”. Con un límite de inversión en renta variable del 60%, en el momento actual el fondo está invertido en un 40% en Bolsa. Por zonas geográficas, supone un 20%; un 16% EEUU y en torno al 4% Europa del Este, mientras que han salido totalmente de Asia. En la parte de renta fija no tienen deuda de gobierno, pero sí invierten en deuda corporativa y bancaria.

Olea Gestión

En 2019, él y el también gestor Hernán Cortés, decidieron salir de Tressis Gestión para lanzar su propia gestora. Y el Adriza Neutral, uno de los fondos de autor con más nombre en España, que vio la en 2004 y en formato sicav, pasó a denominarse Olea Neutral. Cuando decidieron dar el salto en solitario el fondo alcanzaba los 150 millones de euros y después de la «travesía” que ha supuesto poner en marcha la firma el patrimonio se sitúa en 115 millones de euros con 800 partícipes.

Peña hace hincapié en que «la gestora es propiedad de los gestores», lo que cree que «facilita la alineación de intereses», igual que el hecho de que su patrimonio financiero esté invertido en el fondo y que no realicen ninguna otra actividad que no sea la gestión.  El equipo está formado por ocho personas y en la firma no “fichan” nunca, sino que incorporarán socios “si en un momento dado surge una oportunidad”. A pesar de que el mandato de su buque insignia sea a largo plazo, los objetivos en la casa se ponen a corto porque “un error de un grado en la salida te lleva a un punto muy alejado de tu objetivo a largo plazo”.

Su primera meta es estabilizar la compañía, algo que conseguirían al alcanzar un patrimonio de 300 millones de euros con el mismo equipo. Sus previsiones apuntan a que lo conseguirán en tres o cinco años. Una vez alcanzado, podrían plantearse otros objetivos como la ampliación de la gama. “Puede ser sacar algún producto con un mandato que se nutra un poco de nuestra experiencia durante estos años”, destaca Peña.

Compártelo con tus amigos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.