¿Para qué sirven los nuevos antivirales? ¿Cómo se dispensarán? ¿Tendrán prioridad los no vacunados?

El Gobierno ha anunciado la
compra de 344.000 dosis de un medicamento antiviral
a la farmacéutica Pfizer. ¿Por qué es importante este anuncio? ¿Para qué es necesario si ya tenemos vacunas? ¿quién podrá beneficiarse de este tratamiento? ¿Y por qué a Pfizer? ¿no hay más tratamientos?. Le contamos (casi) todo lo que se sabe de este nuevo medicamento que aún está en uso experimental.

¿Por qué se necesitan?

Al comienzo de la pandemia, las mascarillas y los respiradores eran el bien más escaso y buscado. Después, fueron las vacunas. Ahora mientras la pandemia enfila su tercer año, el objetivo es encontrar tratamientos que impidan que enfermemos de gravedad si nos contagiamos, a pesar de la vacunación. O que eviten nuestro paso a la UCI y el colapso hospitalario.

Y ahí entran en juego los antivirales, fármacos que impiden que la infección avance. El primero que se aprobó fue
remdesivir
, un medicamento desarrollado inicialmente contra el ébola, que no tuvo el efecto deseado. Además su uso es intravenoso y requiere utilización hospitalaria. Las farmaceúticas Pfizer y MSD son las primeras que han conseguido desarrollar antivirales específicos contra el Covid-19 en forma de pastilla, sin necesidad de pasar por el hospital. El de la compañía Pfizer se llama
Paxlovid
(nirmatrelvir) y
Lagevrio
(molnupiravir). Ambos han conseguido ya la autorización como uso de emergencia en Estados Unidos, y en la Unión Europea para tratar el Covid ante la situación de emergencia que ha por la pandemia. Además parecen funcionar frente a la variante Ómicron también.

¿Cómo funcionan?

Los dos medicamentos están pensados para tratar precozmente la enfermedad. Se tomarían solo tras la confirmación del diagnóstico con un test o prueba PCR. Según los datos de los ensayos clínicos, Paxlovid es más eficaz cuando se toma durante las primeras etapas de la infección, por lo que se recomienda su uso lo antes posible y dentro de los cinco días posteriores al inicio de los síntomas. Los antivirales impiden que el virus pueda replicarse en el organismo, por lo que, si se toma de forma temprana, no solo impide que se produzcan contagios, sino que, además, la puede no desarrollarse de forma grave. Según explicó el propio del Gobierno, Pedro Sánchez, el nuevo antiviral de Pfizer podría reducir hasta en un 88% las posibilidades de hospitalización de los infectados.

¿Está pensado para cualquiera que se infecte?

No. Al menos, no por ahora. La mayoría de los países están reservando esta nueva herramienta contra el Covid para personas vulnerables y enfermos de riesgo. Algunos candidatos serán mayores de 65 años, enfermos cardiovasculares, diabetes, obesidad o trasplantados y enfermos oncológicos. Y también personas que por alguna contraindicación no se han podido vacunar. En España la lista de enfermos que tendrán prioridad aún no está cerrada, pero es probable que la recomendación sea similar.

¿Los no vacunados tendrán prioridad?

Ese debate ya ha empezado en Estados Unidos. Si los no vacunados tienen hasta 20 veces más posibilidades de morir por Ómicron, ¿deberían tener prioridad? La respuesta es negativa, según Federico de Montalvo, del Comité de Bioética de España y asesor del Ministerio de en la estrategia de vacunación. «No se trata de un castigo al no vacunado sino de priorizar con criterios objetivos. La vulnerabilidad es un hecho objetivo y ajeno a la voluntad de la persona. No vacunarse es una decisión del individuo, salvo en casos en los que la inmunización esté contraindicada», argumenta.

¿Cuándo y cómo llegarán a España?

Aún no se sabe. ha anunciado la compra en enero, sin concretar fechas. Por otro lado, la adquisición se hará este mes, pero no significa que los antivirales lleguen de forma inmediata y de golpe. Llegarán de forma gradual, han advertido desde la Agencia Española del Medicamento. Ahora mismo Pfizer está negociando con un centenar de países y la producción aún debe acompasarse a la demanda.

344.000 dosis, ¿son muchas o pocas?

España defiende la cantidad encargada en un país con una tasa de tan elevada como la nuestra. Pero comparada con las peticiones que han hecho otros países, la cifra sería pequeña. Reino Unido, por ejemplo, ha reservado 2,5 millones para este año. cien millones e Israel, con una población menor y la población inmunizada ha recibido los primeros 20.000 tratamientos. Bélgica, sin embargo, ha hecho una petición de 100.000 dosis. El Ministerio de no descarta participar en una compra centralizada con otros países europeos.

¿En farmacia o el hospital?

Aún está por decidir cómo se accederá a los antivirales. El Ministerio de asegura que en España será el médico quien solicite el tratamiento para las personas que den positivo. «Se solicitará con nombre y apellidos para cada enfermo», apuntan. La distribución será controlada y, probablemente, se distribuirán a través de la farmacia hospitalaria, como ya se hace con los antivirales contra el sida.

¿Los antivirales orales son la última esperanza?

No, no solo. En más de dos años de pandemia, existe un menú cada vez más rico de tratamientos. Además de las pastillas, Novartis y la española PharmaMar existen en desarrollo otros antivirales que pueden salvar vidas, aunque en este caso necesitan infundirse por vena. Los últimos resultados de la farmacéutica PharmaMar arrojan resultados positivos. Las acciones de PharmaMar se revalorizaron un 20,82% este miércoles después de que se conociera que
el medicamento es eficaz para combatir el Covid-19
y sus variantes. La compañía GSK y Vir Biotechnology también cuentan con un tratamiento con anticuerpos que parece actuar con potencia contra Ómicron.

Поделитесь этим с вашими друзьями (Compártelo con tus amigos)

Добавить комментарий

Ваш адрес email не будет опубликован.