Pedro Sánchez sentencia que «España va a mejor con una recuperación sólida y justa» y Pablo Casado le tacha de «cínico» e «incompetente»

El presidente contrapone su política frente a la que propició para superar la crisis financiera y asegura que España es «referente» internacional
Pedro Sánchez, desde la tribuna de oradores del Congreso.
Pedro Sánchez, desde la tribuna de oradores del Congreso.Emilio NaranjoEFE

Después de 17 semanas de ausencia ante el pleno del Congreso, el presidente del Gobierno ha aprovechado su comparecencia hoy en la Cámara para asegurar que «España va a mejor» con una «recuperación robusta, sólida y justa» a diferencia de la que propició el Gobierno de Mariano Rajoy para superar la crisis financiera que le dejó en suerte el Ejecutivo de Zapatero.

A esta intervención triunfal, el líder del PP, Pablo Casado, ha respondido tachando a Sánchez de «cínico» e «incompetente» y dando por hecho que será un futuro Gobierno presidido por él el que saque a España por tercera vez de la «quiebra».

Pedro Sánchez no ha dudado en dedicar buena parte de su intervención en golpear al primer partido de la oposición y hacer comparaciones entre su estrategia, socialdemócrata, y la de su predecesor, neoliberal. El presidente del Gobierno ha optado una vez más por enhebrar un discurso de oposición a la oposición, sacar pecho del alto nivel de frente al Covid, de la transición ecológica para afrontar la crisis energética, de la lucha contra el volcán de La Palma y, en definitiva, de impulsar una nueva etapa de prosperidad económica y creación de empleo.

El presidente ha asegurado que su Gobierno «cumple» y se ha puesto todas las medallas reivindicando para su Gobierno el éxito de ser «referencia» internacional.

«España avanza hacia una recuperación robusta y con una intensa creación de empleo», ha asegurado antes de comparar la salida de la crisis del Covid con la propiciada por el Gobierno del PP para superar la financiera de 2008. El presidente ha insistido: «No hay duda de que estamos ante una recuperación robusta y sólida y mucho más justa que impulsada para salir la de la crisis financiera».

Sánchez ha arremetido contra el PP, a cuyo Gobierno bajo la presidencia de Rajoy, ha atribuido el que España tuviera que ser «rescatada por la UE«, pero no ha hecho referencia alguna a la ruinosa situación que exhibía la economía española cuando asumió el poder en 2012.

No ha dudado tan siquiera en perfilar como un éxito sus gestiones fallidas en Bruselas para intentar conseguir la compra conjunta de gas o la modificación del modelo de fijación de precios de la energía. En este terreno ha dado vuelta a los argumentos y ha asegurado haber logrado que la Unión se comprometa a analizar en profundidad cambios en el sistema energético. «España juega un papel decisivo, un papel protagonista», ha zanjado.

ha replicado a Sánchez acusándole de «cesarismo», ignorar a la Cámara, mentir, presumir de la lucha contra una pandemia que se ha cobrado «120.000 víctimas no reconocidas por el Gobierno», gobernar a golpe de decreto ley y utilizar «ilegalmente el estado de alarma». «¿Nadie va a asumir responsabilidades», ha preguntado el líder del PP.

Para Casado, Sánchez es un «incompetente» y un «cínico» que votó en la etapa de Zapatero los recortes más duros que ha sufrido España en su historia, con congelación de las pensiones y reducción del sueldo de los funcionarios. «Nosotros recibimos un país quebrado», le ha recordado.

El líder del PP ha dibujado un panorama económico totalmente contrario al perfilado por Sánchez. Para Casado, «España va muy mal» y subsiste «con respiración asistida» con un nivel de paro que supera al de cualquier país de la UE, incluida y una inflación que, por ejemplo, con un 5,5%, duplica la de Italia.

«Su recuperación es falsa y lo que nos ofrece son unos presupuestos que nacen muertos pactados con los más radicales», ha insistido Casado. «Nosotros estamos en contra del impuesto al empleo, el impuesto al volante y el impuesto al hogar», ha recalcado.

El líder del PP se ha empeñado en arrancarle a Sánchez las medallas que el presidente se ha autoimpuesto. Y ha ofrecido una alternativa basada en la rebaja de la fiscalidad, el mantenimiento de la reforma laboral, el recorte del gasto público superfluo, una apuesta por la energía nuclear como hace Emanuel en Francia, el diseño de un plan hidrológico o la liberación de suelo para vivienda pública.

Casado ha urgido a Sánchez a dejar de ser la «oveja negra de Europa» y ha asegurado que será el PP el que salve a España por tercera vez de la «quiebra» que deja un Gobierno socialista.

Поделитесь этим с вашими друзьями (Compártelo con tus amigos)

Добавить комментарий

Ваш адрес email не будет опубликован.