Ya sea a través de una escalera exterior o a través de la pasarela telescópica, en los aviones comerciales el embarque de pasajeros siempre se realiza desde el mismo lado: el izquierdo. ¿Te has preguntado alguna vez por qué se embarca siempre un avión por la izquierda?

¿Por qué se embarca siempre un avión por la izquierda?

Hay varias hipótesis al respecto, unas más creíbles y otras un poco menos, que tienen que ver con cuestiones prácticas, con motivos de seguridad o con hábitos tomados de la navegación.

De entre todas las teorías la que más suele convencer es por el hecho de que tradicionalmente, el piloto se sienta a la izquierda. De este modo, embarcar a los pasajeros por la izquierda les permite acercarse a la terminal con mayor precisión al alinear la puerta de entrada de la aeronave con la pasarela o puerta de salida de la terminal. Pero entonces surge otra duda ¿por qué los pilotos de aviones se sientan a la izquierda?

Según una hipótesis más «técnica» que circula entre los entusiastas de la aeronáutica, la razón por la que el piloto se sienta a la izquierda se remonta a la operación de los primeros aviones, que usaban motores en los que la hélice giraba en la mayoría de los casos en sentido antihorario (desde el punto de vista del piloto): esto creaba un flujo de aire que, golpear el estabilizador (la «aleta» de la cola del avión), producía una fuerza aerodinámica que tendía a hacer que el avión se curvara hacia la izquierda. En consecuencia, durante las maniobras en tierra, a los pilotos les resultaba menos fatigoso girar en esta dirección: por tanto, la regulación del tráfico aeroportuario se habría diseñado teniendo esto en cuenta, estableciendo rutas en las que predominaran los «giros» a la izquierda. sobre los de la derecha; en consecuencia, al conductor se le habría asignado el asiento de la izquierda para que pudiera disfrutar de una mayor visibilidad.

Convenciones náuticas

Sin embargo, según algunos entusiastas de la historia de la aviación y la navegación, la razón por la que el piloto está hoy a la izquierda es otra y se remontaría a cuando los vikingos, para maniobrar sus barcos, usaban un timón rudimentario comandado por el timonel, en la mayoría de los casos diestro, que conducía colocándose a la izquierda de la caña del timón y, por lo tanto, se acercaba al amarre por el lado izquierdo. Esto habría llevado al hábito de permitir que las personas a bordo suban (y bajen) por el lado izquierdo. Y los aviones habrían mantenido esta convención.

Trabajo de repostaje

Otra posible explicación, leemos en un artículo publicado en Business Insider , estaría finalmente relacionada con la circunstancia de que las maniobras de repostaje y carga / descarga se realizan por la derecha y por tanto embarcar pasajeros por el mismo lado dificultaría el trabajo de los operadores de tierra.

Compártelo con tus amigos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.