• Este fin de semana Òmnium organiza rutas por 30 barrios catalanes, del Bon Pastor a Can Serra, de La Prosperitat a Can Sant Joan, de la mano del tejido vecinal de cada territorio

  • Una treintena de paseos para «recuperar y revalorizar la historia cotidiana y popular de los colectivos, lugares y protagonistas infrarrepresentados en el relato y la memoria colectiva», señalan

El cordobés José Tapia Bujalance, maestro de la escuela Freire y divulgador anarquista, fue uno de los impulsores de la revolución pedagógica en México, donde se exilió tras la guerra y donde se le recuerda como «un auténtico obrero de la educación». Desde 1934 hasta que se vio forzado a abandonar el país, Tapia Bujalance fue un queridísimo profesor en la escuela del Bon Pastor, donde editó junto a niños y niñas del barrio la revista bilingüe Vilabesòs (fue el primer maestro español que empleó la imprenta en su trabajo con los niños). Una placa colocada en la hilera de ‘casas baratas’ que queda en pie en este barrio periférico del distrito de Sant Andreu le recuerda, como le recordará este sábado la (Re)volta del Bon Pastor, una de las 30 (Re)voltes que este fin de semana impulsa Òmnium de la mano de una red de organizaciones vecinales y sociales de todo el país, de Sant Adrià de Besòs a L’Hospitalet de Llobregat.

El punto de encuentro en el Bon Pastor es la estación del metro, “medio de transporte que no llegó al barrio hasta el 2010”, recuerda Aritz García, miembro de La fàbrica, cooperativa de desarrollo comunitario que trabaja en el programa de realojo del barrio para acompañar a las familias en el proceso de cambio e intentar que abandonar sus viejas casas por los nuevos pisos no implique perder las redes vecinales. Su (Re)volta la impulsan, mano a mano, La fàbrica y la vocalía de Memoria de la asociación de vecinos, la que está trabajando activamente en el futuro museo de la vivienda obrera de Barcelona en el lugar, tras la placa al maestro anarquista. 

La ruta por el Bon Pastor tendrá tres voces protagonistas; las de Mari Àngels Janer Munueva, Núria Jover y Rosa Maria Muñoz Nuevo. La primera, vecina de las ‘casas baratas’ de toda la vida y paradista en su juventud del mercado, recordará sus años en la lonja y la vida comunitaria que se generaba a su alrededor. Su vecina Jover, nacida en 1931, explicará cómo se vivió la guerra y la posguerra en el barrio; y Muñoz, quien fuera trabajadora de la Fabra i Coats -‘La Mamella’, como todos conocían a la fábrica, que en su momento álgido llegó a tener 3.000 trabajadores-, narrará la dureza de las condiciones laborales de las mujeres de la época. “Fue una fábrica en la que principalmente trabajaban mujeres, pero cuando tenían dos o tres hijos dejaban el trabajo fuera de casa, y al final la historia de la Fabra i Cotas la han acabado explicando siempre los hombres, como el resto de historias, y esa es otra de las cosas que queremos romper con estas (Re)voltes”, apunta García.

La ciudad autoconstruida

Otro de los 30 barrios catalanes que este fin de semana se suman a las (Re)voltes es el Carmel de la pregonera de la última Mercè, Custodia Moreno, quien será una de las voces de la ruta. “El paseo se centra mucho en explicar el fenómeno de la autoconstrucción. La historia de las barracas está más estudiada, pero la de la autoconstrucción, no tanto”, apunta Cristina López, miembro del colectivo de arquitectos El Tinglado, muy arraigado en este empinado barrio del distrito de Horta-Guinardó, y grupo impulsor de esta ruta, que narra la ciudad autoconstruida enmarcándola en el contexto en el que se produjo: las distintas olas migratorias y la falta de parque de vivienda pública, ese gran mal todavía sin resolver. La ruta termina en los Pisos Verdes, donde Custodia Moreno recordará su lucha junto a Francisco Rosales, quien fue muy activo en la asociación de vecinos en los movidos años 70.

A la misma hora que la cita en el metro de Bon Pastor -este sábado a las 10.30 horas-, en el otro extremo del área metropolitana, otro grupo de personas se reunirá en la parada de Can Serra, en L’Hospitalet y otro en Can Vidalet, en la misma ciudad, todos siguiendo la misma lógica de “revolucionar la memoria viva construyendo la historia común”. “Esto va de construir el país desde el polígono. La primera lección es que desde el polígono se conquistó la democracia”, señala Manuel Domínguez López, presidente del Centre d’Estudis de L’Hospitalet. 

El objetivo de esta maratón de paseos de reivindicación de la memoria por los barrios del país es «recuperar y revalorizar la historia cotidiana y popular de los colectivos, lugares y protagonistas infrarrepresentados en el relato y la memoria colectiva; reforzar el tejido asociativo y comunitario del país a partir de la interacción, el conocimiento y reconocimiento mutuo«, señalan desde la organización de unas rutas que no son únicamente de consumo interno. No se trata solo de conocer la historia de tu propio barrio, que por supuesto también, sino de los barrios vecinos (o no tanto).

Noticias relacionadas

Aprender del pasado

Esta suerte de de la memoria popular recorrerá también el milenario Rec Comtal a su paso entre Vallbona (Nou Barris) y Can Sant Joan (Montcada) y repasará la memoria de La Prosperitat (Nou Barris), de la mano de la Comissió del Centenari; de La Mina (Sant Adrià), Sant Roc (Badalona) o de la Verneda, donde plantean un recorrido vecinal desde los orígenes de Sant Martí de Provençals a las primeras migraciones de los años 40 hasta los primeros 70 del siglo pasado, «llegando a las luchas sociales solidarias que desde hace décadas hacen posible la vida en un territorio complejo y difícil«.

Compártelo con tus amigos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.