Restricciones al alza ante la explosión de contagios de la covid-19

 

Restricciones al alza ante la explosión de contagios de la covid-19

El goteo de restricciones sociales ante el auge de contagios de covid no cesa.

La curva epidémica está desbocada, con la incidencia en máximos históricos (911 casos por 100.000 habitantes) y batiendo récord diario de nuevas infecciones. En este contexto, las comunidades empiezan a dar pasos atrás. A las cinco autonomías (Cataluña, Murcia, Cantabria, Canarias y Aragón) que el jueves anunciaron medidas de control más severas, se suma este viernes Asturias, que ha comunicado el cierre del ocio nocturno durante un mes y limitaciones horarias en la hostelería. Navarra aumentará las restricciones a partir de la semana que viene y pretende consensuar limitaciones en la hostelería con otras autonomías del norte, como el País Vasco y Aragón. La justicia también ha avalado este viernes el pasaporte covid en Canarias para acceder a restaurantes y locales de ocio.

Los contagios reportados cada día llevan ya una semana rompiendo el techo histórico: el jueves, casi 73.000 nuevas infecciones comunicadas en España, según el Ministerio de Sanidad. Y este viernes, los récords continúan: Andalucía, Cataluña, Galicia, Aragón, Navarra y Baleares han vuelto a registrar nuevos máximos diarios de contagios con 10.328, 15.030, 1.898, 2.452, 2.520 y 1.216 positivos, respectivamente. En Navarra se trata del cuarto récord diario consecutivo, el tercero en Aragón y el segundo en Galicia. La explosión de infecciones continúa aupada por el auge de la variante ómicron, más contagiosa. Este nuevo linaje del virus está desplazando al predominante en la actualidad (delta) y ya supone más de 47% de los casos en España, según el último informe de secuenciación de variantes de Sanidad.

Con este escenario sobre la mesa, algunas autonomías toman medidas más allá de las directrices adoptadas por el central —este viernes ha entrado en vigor la obligatoriedad de volver a usar la mascarilla en exteriores—. La última ha sido Asturias que, ante el “crecimiento exponencial de contagios”, ha ordenado el cierre del ocio nocturno durante un mes a partir del próximo martes y tampoco se podrá acceder al interior de la hostelería a partir de la una de la madrugada. El Gobierno autónomo también ha recomendado que se limiten las reuniones sociales a un máximo de 10 personas.

Canarias, que ya anunció restricciones horarias el jueves en la hostelería de las islas según su situación epidemiológica —las más afectadas son y Tenerife, donde cerrarán a la 1.00—, ha logrado este viernes también el aval del Tribunal Superior de Justicia de la comunidad para solicitar el pasaporte covid para acceder a los locales de ocio y restauración. La Comunidad de Madrid, por su parte, si bien sigue reacia a aplicar medidas severas y apuesta por el “autocuidado” y la “responsabilidad individual”, sí contará con algunas limitaciones de aforo en la capital en un par de eventos: el Ayuntamiento de Madrid ha establecido un aforo de 7.000 personas, un 60% menos que en 2019, para la celebración de los ensayos del día 30 de diciembre y en las uvas que se festejan en Nochevieja en la Puerta del Sol.

La comunidad con las restricciones más duras sigue siendo Cataluña, que ya ha estrenado el toque de queda, la limitación de reuniones a un máximo de 10 personas, el cierre del ocio nocturno y los aforos reducidos en la hostelería. Según los datos del Govern, en la semana del 14 al 20 de diciembre, se han reportado más de 46.000 contagios, casi el triple que tres semanas atrás. Y es la comunidad que padece la mayor presión asistencial, con más del 30% de las camas de cuidados intensivos (UCI) ocupadas por pacientes con covid: este viernes había 1.359 enfermos de ingresados en los hospitales catalanes, 376 de ellos en la UCI, según el Ejecutivo catalán. El presidente autonómico, Pere Aragonès, ha pedido este viernes “reducir al máximo” las cenas, comidas y encuentros sociales estos días.

Además de Cataluña, Murcia ha optado por la limitación de horarios comerciales, Canarias por restringir los de la hostelería, Cantabria por el cierre del ocio nocturno y Aragón pondrá medidas la próxima semana, pero no ha concretado cuáles.

En Navarra, a partir de la semana que viene se exigirá el pasaporte covid para acceder a los gimnasios y polideportivos. Además, el foral volverá a solicitar a los tribunales su aval para que las residencias de mayores puedan pedir el certificado de vacunación a los visitantes —la medida fue tumbada por el Tribunal Superior de Justicia porque quien la pidió fue la Consejería de Derechos Sociales, y le compete a la de Salud—. Además, el Ejecutivo pretende adelantar el horario de cierre de la hostelería a la una de la madrugada y prohibir el consumo en la barra. Dos medidas que la presidenta, María Chivite, aspira a consensuar con las comunidades vecinas, como el País Vasco, La Rioja y Aragón, para que entren en vigor antes de Nochevieja. En esta comunidad también se recomienda que las reuniones familiares y de amigos no sean de más de diez personas.

Presión asistencial

Los profesionales, desde epidemiólogos hasta médicos de atención primaria, piden medidas más drásticas para contener la curva epidémica. Incluso aunque la variante ómicron sea más leve, como apuntan algunos estudios preliminares, el tamaño de la ola —el número absoluto de contagios— puede comprometer el sistema sanitario. De hecho, la atención primaria ya está desbordada y los centros de salud, saturados. Una encuesta de la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria (Semfyc), tras consultar a sus 17 sociedades federadas, reveló que en cinco comunidades, los médicos atienden más de 50 consultas diarias.

La Semfyc alerta de que la media de consultas diarias en España se sitúa, según su encuesta, en 48 visitas. Es decir, una cifra más elevada de la calculada en la primera ola y en el verano de 2020 (37 y 43 respectivamente). “Es una situación insostenible y supone un riesgo de seguridad asistencial”, ha indicado la organización en un comunicado. Un ejemplo del auge de consultas en la atención primaria lo dan los centros de salud de Cataluña: las visitas diarias por covid han superado las 40.000, el doble que dos semanas atrás.

Los hospitales todavía están aguantando: hay cerca de 8.000 ingresados por covid, 1.500 en la UCI. Se trata, no obstante, de cifras alejadas aún de los 30.000 hospitalizados y los 4.800 pacientes en la UCI que se llegaron a registrar en la tercera ola, el pasado enero.

Поделитесь этим с вашими друзьями (Compártelo con tus amigos)

Добавить комментарий

Ваш адрес email не будет опубликован.