La compañía Ryanair anunció el miércoles por la noche que se ha visto “forzada” a suspender todos sus vuelos con origen y destino a Marruecos hasta el 1 de febrero.

La razón que alega Ryanair es la “falta de claridad” del marroquí. Las autoridades marroquíes han cancelado todas las conexiones aéreas del país desde el 29 de noviembre hasta el 13 de diciembre, como medida preventiva tras el hallazgo de la variante ómicron. Pero no han aclarado qué pretenden hacer a partir de ese día.

Cientos de miles de personas ignoran aún si podrán viajar a sus países durante las vacaciones de Navidad. Los turistas, residentes y nacionales varados en Marruecos solo podrán salir del país durante las dos primeras semanas de diciembre mediante vuelos especiales autorizados por las autoridades marroquíes. Pero nadie sabe, hasta el momento, cuándo se permitirá el regreso a Marruecos. Las conexiones marítimas también están suspendidas.

Un comunicado emitido por Ryanair informa de que las anulaciones de vuelos en Marruecos han afectado ya a 160.000 clientes. Y las cancelaciones hasta febrero perjudicarán a 230.000 pasajeros. Jason McGuinness, el director comercial de la compañía, ha lamentado en un escrito las “perturbaciones inútiles” ocasionadas a los viajeros y ha culpado al marroquí por no aclarar si se podrá volar después del 13 de diciembre.

Mientras tanto, cientos de turistas españoles siguen intentando regresar de Marruecos en los vuelos especiales programados por Iberia. También la compañía de bandera Royal Air Maroc y Air Arabia fletarán vuelos especiales. Irene Varela, una turista de 33 años que había volado a Marrakech para pasar el fin de semana y quedó varada el lunes, confirmó a este diario que ya tenía previsto salir este jueves a las siete de la tarde en un vuelo especial con Iberia. Pero se mostraba muy descontenta tanto por el trato recibido por Ryanair como por el precio del billete con Iberia, superior a 300 euros.

Varela cuenta que cuando el domingo vio que no podía salir desde Marrakech, compró un vuelo de Ryanair que en teoría salía el martes desde la ciudad de Agadir hacia Alicante. Compró el billete y viajó a Agadir, situada a tres horas y media en coche desde Marrakech. Y una vez en Agadir, se encontró que el vuelo estaba cancelado.

“Ryanair nos ha tratado como perros, engañando a la gente”, explica Varela. “No nos informaron de que el vuelo estaba cancelado y eso que están obligados a hacerlo por correo electrónico”. La pasajera explica que Ryanair estaba vendiendo billetes de vuelo ese mismo martes, a pesar de que el vuelo estaba cancelado. “Y lo vendían mucho más caro que el día anterior. Tengo pruebas, he tomado fotos del precio de los billetes con la pantalla del teléfono”.

Varela explica que estuvo casi dos días enteros, hasta el martes por la tarde, sin saber cuándo podría regresar a España. “En la embajada de nos decían que hablásemos con las aerolíneas. En las aerolíneas, con la embajada. Estábamos muy perdidos”. La turista se queja de que las aerolíneas que efectúan los vuelos especiales se aprovechen de la “situación desesperada” para cobrar lo que considera precios muy alto. “Dos chicos que venían con nosotros en el taxi hacia el aeropuerto de Casablanca han pagado 480 euros cada uno por volverse con Iberia. Yo, 339 euros. A eso hay que añadir, las noches de alojamiento en los hoteles, más los días de trabajo que no me van a pagar…”

de la Cámara, otro turista varado en Marruecos contaba este martes por la tarde el aeropuerto Mohamed VI, de Casablanca, sus trasiegos para llegar a España. “Tengo dos billetes. Uno lo saqué con destino a a través de la compañía Transavia, porque en el consulado de en Agadir me dijeron que esa compañía francesa era la opción más segura para salir de Marruecos. Después, pensé que solo serviría para franceses. Volví a llamar al consulado y, en efecto, me confirmaron que ahí solo podrían volar franceses. Me había costado 329 euros cada billete, porque somos dos personas. Pero ya cuento conque voy a perder ese dinero”.

De la Cámara explica que después intentó comprar un billete con Iberia. “Pero llamabas, llamabas a Iberia y no lo cogían. Y cuando lo cogían solo tenían vuelos disponibles a partir del 7 de diciembre. Así que me arriesgué a comprar un vuelo de Air Arabia con destino a Murcia desde Casablanca. Nos ha costado 324 euros cada billete. Yo no pinto nada en Murcia, vivo en Madrid. Así que una vez que lleguemos a Murcia tendremos que buscarnos la vida para ir a Madrid. Pero al menos, habremos llegado a España”.

Medidas drásticas

Las autoridades sanitarias marroquíes se han destacado desde el inicio de la por asumir medidas drásticas de prevención. Al inicio de la pandemia, en marzo de 2020, cerraron las fronteras terrestres, suspendieron las conexiones aéreas y marítimas y se negaron a efectuar durante más de medio año ninguna operación de repatriación desde Ceuta y Melilla. Y tardaron varios meses en repatriar a sus nacionales, varados en países de los cinco continentes.

Marruecos alcanzó su grado más alto de infecciones el pasado 10 de agosto, cuando registró 9.153 nuevos casos y 127 muertes. Pero ahora el país tiene la bajo control. Este miércoles solo se registraron 171 positivos y tres muertes. De sus 36 millones de habitantes ya hay 22,6 millones vacunados con dos dosis, lo cual supone el 62,7% del total. Y 1,7 millones han recibido la tercera dosis.

Compártelo con tus amigos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.