Cómo afecta el tabaco al colesterol y la salud del corazón

Cómo afecta el tabaco al colesterol y la salud del corazón

La gran mayoría de personas asocia fumar tabaco a problemas respiratorios relacionados con la de los pulmones. Sin embargo, los compuestos propios de un cigarrillo son perjudiciales para la en general, incluido los niveles de .

En este sentido, fumar cigarrillos también aumenta de forma considerable el riesgo de enfermedades relacionadas con la salud del corazón, como infarto de miocardio, angina de pecho, accidente cerebrovascular o aneurisma de la aorta principal.

Según argumentan los especialistas de ‘Quirón Salud‘, «la posibilidad de una dolencia del corazón es proporcional a la cantidad de cigarrillos fumados al día y al número de años en los que se mantiene este hábito nocivo».

Fumar y su relación con el

Las investigaciones científicas han podido comprobar como la actividad de fumar cigarrillos incide negativamente en los niveles de colesterol, suponiendo un aumento de esta sustancia un riesgo para la salud del corazón.

Colesterol alto

En concreto, la nicotina propia del tabaco provoca un aumento del tono coronario con espasmo y genera una alteración en la coagulación de la sangre. Todo ello se ve reflejado en una subida del LDL (colesterol malo) y una reducción del colesterol HDL (colesterol bueno).

Así, la cantidad de nicotina en sangre depende más del grado de inhalación que del contenido de esta sustancia en el cigarrillo. Además, es la principal causante de un aumento de los niveles de en sangre.

Por otra parte, el monóxido de carbono propio de los cigarrillos provoca una disminución del aporte de oxígeno al miocardio y también incrementa el colesterol.

En este sentido, no solo una mala alimentación influye en los niveles de en el organismo, si no que el tabaquismo y el alcohol también inciden negativamente en los valores de esta sustancia en el cuerpo.

¿Es fácil dejar de fumar?

Para prevenir la presencia de alto es necesario llevar una vida saludable, basada en una alimentación equilibrada y completa, realización de ejercicio físico con regularidad, y evitar el consumo de tabaco y alcohol.

Igualmente, las personas con alto deben limitar el consumo de alcohol, tabaco y establecer una dieta alimenticia específica. Siempre es recomendable aumentar la realización de actividad física en función de la capacidad de cada paciente.

Sin embargo, dejar de fumar no es tarea fácil para las personas acostumbrada a ello. En ocasiones crea lo que se conoce como síndrome de abstinencia.

Normalmente, este síndrome de abstinencia por dejar de fumar se refleja en síntomas físico, insomnio, agitación, hambre, aumento de peso o cambios en el estado de ánimo. El deseo imperioso de fumar es otro de los síntomas más habituales.

Los expertos también explican que los síntomas del síndrome de abstinencia también pueden alcanzar un pico durante los primeros días tras dejar de fumar, aunque podrían volver a una intensidad normal en un plazo de entre dos y cuatro semanas.

El deseo imperioso de fumar puede persistir durante muchos meses después de dejar el tabaco. Sin embargo, el hecho de dejar el tabaquismo es un aspecto que favorecerá a todos los niveles a la salud del organismo, además de ayudar a equilibrar los niveles de colesterol.

Allspain.info — últimas noticias en España y todo el mundo. Información de política y economía, cultura y sociedad, tecnología y deportes, reseñas de eventos y incidentes, sucesos y ocio, turismo y viajes. Actualización diaria. ¡Todo es más importante aquí! Sígueme en Facebook.

Te puede interesar:

Las 9 formas de acelerar el metabolismo y perder los kilos

Estas son las mejores vitaminas anticaída para presumir de una melena sana y bonita

El superalimento que refuerza el sistema inmune y previene problemas respiratorios

El superalimento que refuerza el sistema inmune y previene problemas respiratorios

Поделитесь этим с вашими друзьями (Compártelo con tus amigos)

Добавить комментарий

Ваш адрес email не будет опубликован.