Descubren nuevos efectos de la falta de vitamina D relacionados con la salud del corazón

La D es uno de los nutrientes pilares de cualquier estructura alimenticia saludable para el ser humano. Además, esta tiene la peculiaridad de que su principal fuente de obtención son los rayos ultravioletas del sol.

Si bien, se trata de un nutriente que cumple importantes funciones en el organismo. Es clave para la salud de los huesos, los músculos, el funcionamiento del sistema inmune o funcionamiento del sistema nervioso, entre otras cuestiones.

Con anterioridad, numerosos estudios científicos han asociado los niveles altos de vitamina D a un menor riesgo de desarrollar numerosas enfermedades y patologías de diferente índole.

Nueva evidencia de la importancia de la D

Con todo ello, la D es un nutriente en constante proceso de investigación. Es objeto de estudio de numerosos trabajos científicos para encontrar los posibles efectos beneficiosos de este nutriente en diferentes procesos del organismo.

Vitamina D
D

Al respecto, un nuevo trabajo de investigación concluye que los niveles bajos 25-hidroxi D parecen empeorar el pronóstico cardiovascular. Es decir, se asocian los niveles deficientes de esta vitamina a un mayor riesgo de eventos cardiovasculares, mayor tasa de infartos y mayor mortalidad cardiovascular.

Así lo ha advertido recientemente el doctor Ignacio Fernández Lozano, Jefe de la Sección de Arritmias del Servicio de Cardiología del Hospital Universitario Puerta de hierro.

Y es que las acciones de la vitamina D en el organismo no solo se limitan al hueso o al intestino, si no que también participa en otras actividades más allá del fosfacálcico, denominadas extraesqueléticas.

En este sentido, las acciones de la vitamina D también tienen lugar en el sistema cardiovascular, sistema inmune o proliferación celular. Cada vez resulta más evidente que se trata de una vitamina especialmente importante para la salud del corazón.

Necesidad de concienciar

Por todo ello, el doctor Fernández Lozano incide en la importancia de concienciar, no solo a la población, si no también a todos los especialistas en el ámbito de la cardiología clínica.

Según el criterio de este especialista, basado en evidencias científicas, detectar el déficit de 25-hidroxivitamina D y establecer un tratamiento para su aumento puede ser clave dentro de las terapias de prevención y tratamiento contra las enfermedades cardiovasculares.

«No nos olvidemos de determinar la vitamina D, porque encontrar muchos enfermos que pueden beneficiarse de la suplementación en casos de déficit», argumenta el especialista.

La vitamina D es un nutriente que se obtiene principalmente por la de la piel a los rayos ultravioletas del sol, aunque también se encuentra en determinados alimentos. Además, siempre se puede recurrir a la suplementación, aunque en este caso es conveniente contar con la supervisión de un especialista.

Con todo ello, la población española en general presenta una deficiencia de vitamina D, por lo que es necesario establecer diferentes tratamientos para tratar esta solución.

En relación a ello, el doctor Juan José Díez, jefe del Servicio de Endocrinología del Hospital Universitario Puerta de Hierro, confiesa que «el colecalciferol es la vitamina D3, la que se sintetiza en la piel y necesita la doble hidroxilación para convertirse en un metabolito activo».

Por otra parte, añade que el calcifediol es el precursor directo del calcitriol, activo, y frente al colecalciferol, siendo su principal ventaja que no necesita la 25-hidroxilación hepática.

Поделитесь этим с вашими друзьями (Compártelo con tus amigos)

Добавить комментарий

Ваш адрес email не будет опубликован.