Pruebas de antígenos con ómicron: cuándo son más fiables, cómo interpretarlas y cuándo sospechar de un falso negativo

Pruebas de antígenos con ómicron: cuándo son más fiables, cómo interpretarlas y cuándo sospechar de un falso negativo
Los test de se han convertido en la principal vía para detectar la infección por coronavirus en la sexta ola.

Con un sistema sanitario saturado, las autoridades recomiendan las pruebas rápidas de farmacia para que los ciudadanos se aíslen en caso de dar positivo y, algunas comunidades, incluso, están tramitando las bajas por este mismo método.

La fiabilidad de los test de no es tan buena como las PCR, pero tienen varias ventajas: son más rápidas, más baratas, se pueden hacer en casa y, al menos hasta la llegada de ómicron, se han demostrado suficientemente sensibles cuando la persona tiene más carga viral y, por lo tanto, es más contagiosa.

Los test pueden marcar dos líneas. La primera es el control y la segunda, donde aparece la letra T, indica que ha detectado carga viral en la muestra. Sea cual sea la intensidad de esta segunda línea, si aparece quiere decir que el resultado es positivo.

El hecho de que no aparezca una segunda línea no significa que no haya infección. Un positivo es bastante fiable a la hora de detectar un contagio, pero un negativo puede significar que todavía no hay suficiente carga viral y se está incubando el virus.

Además, una novedad con la variante ómicron es que los síntomas pueden aparecer antes que el positivo, cuando la carga viral es baja. Tras un brote en Noruega se descubrió que la mayoría de los infectados comenzaron a tener signos de la enfermedad (tos, dolor de garganta, fiebre…) entre tres y cuatro días después del contacto. Lo ha subrayado el epidemiólogo Michael Mina: “La relación entre inicio de síntomas y pico de carga viral ha cambiado”. Eso puede deberse a las características de la variante o al hecho de que cause más reinfecciones y que nuestro organismo reaccione de manera diferente a estas.

Ante la sospecha de contagio, conviene hacer más de una prueba, ya que es posible que en los primeros días, el test todavía no detecte el virus y sí lo haga conforme avanza la infección.

Si se tienen síntomas, aunque se dé negativo, se deben extremar las precauciones. Uno podría estar infectado y quizás infectar. Es lo que sugiere un pequeño estudio preliminar recién publicado, “la mayoría de casos ómicron fueron infectivos por varios días antes de ser detectables por un test rápido de antígenos”. Por eso conviene ser precavido, como sugiere Mina: “Si eres sintomático y negativo […] debes ser muy, muy cuidadoso. Aíslate incluso, si es posible, y hazte un test a la mañana siguiente o esa noche”.

Cuanta más carga viral detecte el test, la segunda línea aparecerá más oscura. Lo normal es que en los primeros y últimos días de infección aparezca más clara y en los centrales más oscura.

El protocolo en indica que hay que comenzar un aislamiento de siete días desde el positivo, independientemente de que se sospeche que este se produjo en un estado de la infección más precoz o más tardío, sea la segunda línea más clara o más oscura.

Si se trata de un test casero, el paciente deberá notificarlo a las autoridades sanitarias. Si los síntomas son leves basta con un aislamiento, que puede finalizar a los siete días del autodiagnóstico, siempre que el paciente lleve tres días sin síntomas. De lo contrario hay que alargar el aislamiento hasta los 10 días.

Si los síntomas persisten, se agravan (fiebre alta, dificultad para respirar) hay que ponerse en contacto con un médico.

Allspain.info — últimas noticias en  y todo el mundo. Información de política y economía, cultura y sociedad, y deportes, reseñas de eventos y incidentes, sucesos y ocio,  y viajes. Actualización diaria. ¡Todo es más importante aquí! Sígueme en Facebook.

Поделитесь этим с вашими друзьями (Compártelo con tus amigos)

Добавить комментарий

Ваш адрес email не будет опубликован.