El Gobierno cuenta con un plan de donación de vacunas a terceros países. Tal y como ha publicado OKDIARIO, el propio ha alardeado de que ya ha donado 30 millones de dosis de vacunas contra el Covid con destino a países pobres o con menores recursos. Y ha asegurado que, de cara a 2022, se prepara otra donación de 20 millones de dosis. Pues bien, ha vuelto a mentir: sus propios Presupuestos Generales del Estado ya en el Congreso de los Diputados señalan esa partida y la cuantifican en 17 millones. Traducido: Sánchez se ha inventado 3 millones de vacunas solidarias.

El Gobierno ha hecho alarde de lo que ha denominado ya como el plan de vacunas solidarias. Se trata de un programa que ha ido creciendo a lo largo de 2021 y que detalla, según el Ejecutivo de Pedro Sánchez, una partida específica de 20 millones de vacunas que deberá ser entregada en el primer trimestre de 2022.

Pero eso no es lo que figura en los Presupuestos Generales del Estado, que rebajan esta acción solidaria a 17 millones de dosis de las vacunas. Tres millones menos de lo anunciado oficialmente. Los 30 millones de vacunas iniciales, entregados a lo largo de 2021, sí se han entregado. Pero, claro, es que, en este caso, los 30 millones de vacunas cuentan con financiación de fondos europeos. Ése no es el caso de los 20 millones restantes: los que se deben entregar a lo largo de 2022. Todas estas dosis serán costeadas con los impuestos de los españoles. Por ello, los nuevos Presupuestos recogen una partida de 293 millones de euros para «vacunas solidarias». España, además, ha decidido compartir su conocimiento científico liberando una patente del test de detección del virus desarrollado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

Vacynas para el Covax.

El presidente del Gobierno se comprometió personalmente a esta entrega porque, según su versión, España está “en condiciones de demostrar que se puede liderar la vacunación nacional y encabezar la vacunación global al mismo tiempo”. El Gobierno de España, de este modo, asegura que pretende donar, al menos por el momento, un total de 30 millones de dosis de vacunas contra la en 2021, de las que más de 7,5 millones han llegado a Latinoamérica; y otros 20 millones de dosis el próximo año, hasta sumar un total de 50 millones de dosis. Los cálculos presupuestarios no avalan, sin embargo, esta previsión y la reducen a 47 millones de vacunas.

Lo que sí habrá compartido el Gobierno de es el conocimiento para que el avance de la ciencia y de la sociedad se desarrolle también desde esos terceros países. Por ello, España ha liberado la mencionada patente del test serológico del CSIC para la detección del virus y no descarta nuevas liberaciones de patentes públicas.

La Organización Mundial de la ha marcado el objetivo de vacunar al 40% de la población mundial antes de final de 2021 y al 70% para mediados de 2022. En este sentido, Sánchez ha señalado ya en varias ocasiones: «Mientras no estemos todos y todas a salvo del virus, no estaremos de verdad protegidos. La solidaridad no es una cuestión territorial, sino humanitaria. Ante un problema de salud global, la respuesta debe ser coordinada y multilateral».

España sigue así la ruta pactada en la Cumbre Social de la Unión Europea en Oporto y en el non-paper Vaccines for All centrado en tres pilares: compartir el conocimiento, aumentar la producción de las vacunas y acelerar su distribución. Sánchez ha explicado la estrategia: “Necesitamos maximizar la capacidad mundial de producción de vacunas, garantizar el funcionamiento adecuado de las cadenas de suministro, eliminar las barreras comerciales y los obstáculos logísticos, y asegurar una capacidad suficiente de transporte, almacenamiento y distribución”.

Compártelo con tus amigos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.