Sánchez hace de Casa Mediterráneo una sede del PSOE: nombra director al ex diputado Andrés Perelló, quien había cedido su puesto de embajador ante la Unesco al ex ministro Uribes.

Casa Mediterráneo fue el proyecto estrella del socialista José Luis Rodríguez Zapatero en la ciudad Alicante. Sin embargo, nunca ha llegado a tener el eco que Zapatero y el PSOE pretendían en la vida de los alicantinos. A pesar de que se dijo que sería la palanca para fomentar los lazos con los países del arco mediterráneo, la sombra de haber sido concebida para cobijar a militantes y cargos en la órbita socialista la ha perseguido. Ahora, Sánchez va a nombrar para la dirección a Andrés Perelló, un destacado socialista, que ha ocupado durante décadas cargos y responsabilidades, siempre bajo la tutela del PSOE.

Perelló fue alcalde socialista de Buñol (Valencia), diputado socialista en las Cortes Valencianas, senador por designación de las Cortes Valencianas en la cuota que correspondía al PSOE, europarlamentario socialista y embajador permanente del Reino de ante la Unesco por designación del gobierno del socialista Pedro Sánchez. De este último puesto, salió en octubre de este mismo año para hacer sitio al ministro de Cultura cesante, también del Gobierno de Sánchez, Rodríguez Uribes. Ahora, Sánchez premia a Perelló con su designación para Casa Mediterráneo, con lo que además el político socialista regresa a la vida pública valenciana en un puesto de visibilidad pública.

Se da además la circunstancia de que la designación de embajador en la Unesco de Perelló también constituyó otro escándalo. Tal como denunció OK DIARIO, Perelló, que ostentaba la secretaría de Justicia del PSOE, fue designado a dedo y sin pertenecer a la carrera diplomática, condición que sí ostentaba su predecesora Teresa Lizaranzu, con lo que su designación, tal como ocurre ahora, fue definida como la de un «embajador político», como se conoce en el argot diplomático. 

A nivel orgánico, dentro del Partido Socialista, Perelló tiene un perfil muy marcado. Procede de Izquierda Socialista y en 2017 fue designado por Sánchez secretario de Justicia de la Ejecutiva Federal. Por tanto, de la Ejecutiva de Sánchez. También, ha pertenecido a los órganos de dirección del Partido Socialista del País Valenciano (PSPV).

El nombre de Perelló no ha sentado bien en la escena política alicantina. Supone el retorno a una manera de entender Casa Mediterráneo que parecía haber quedado en el recuerdo en la última etapa, con Javier Hergueta al frente. La primera directora de la institución fue Yolanda Parrado, persona entonces del círculo próximo a Leire Pajín. Aquella etapa no estuvo exenta de polémica. Sobre todo, a raíz de que Parrado desvelara que le habían ofrecido ser candidata socialista a la Alcaldía de Alicante.

El nombramiento de Perelló supone también la aparición en el tablero político de una nueva pieza del engranaje que Sánchez y Puig están llevando a cabo de cara a las próximas elecciones y en el que suena insistentemente el nombre de la presidenta de los socialistas valencianos y consejera de Ana Barceló como cabeza de lista para optar a la Alcaldía de Alicante. Las últimas encuestas dejan muy pocas opciones a los socialistas de obtener un buen resultado en Alicante, donde la deriva catalanista del gobierno valenciano, la imposición lingüística y la tasa turística, entre otras cosas, no gustan en absoluto y los socialistas tienen una muy escasa visibilidad pública. En esa clave se entiende que el nombre de Perelló, con un perfil político muy marcado, haya saltado a la palestra y que en muy breve espacio de tiempo vaya a hacerse oficial. 

Compártelo con tus amigos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.