Sánchez reclama un apoyo «rotundo» a su plan de choque y el PP le exige ser «más ambicioso»

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha pedido a los grupos políticos del Congreso una «rotunda unidad» en torno a su plan para hacer frente a la guerra de Ucrania y sus derivadas económicas con el objetivo de «salir adelante» con un «estado del bienestar universal, dinámico y solidario». «Sólo unidos con esfuerzo colectivo responderemos a los retos y saldremos adelante», ha asegurado citando los desafíos a los que se ha enfrentado España en los últimos dos años: la pandemia, la tormenta Filomena, el volcán de La Palma, la calima de polvo sahariano y la guerra de Ucrania.

«¿Qué más tiene que suceder para que actuemos unidos, dejando de lado las rencillas y el sectarismo?», ha preguntado dirigiéndose a los grupos parlamentarios y muy principalmente al primer partido de la oposición, el PP.

Ha instado así al poder legislativo, al que a menudo esquina gobernando a base de decretos ley, a que dé un apoyo unánime a su plan para paliar los efectos económicos de la guerra de Ucrania. No ha dudado Sánchez en desgranar todas las medidas que ha ido adoptando el para afrontar los problemas citados y ha recalcado: «Tenemos experiencia en la gestión de crisis». Una gestión, ha asegurado, «con justicia y determinación».

El presidente ha enhebrado un discurso con tintes épicos en el que ha reclamado una vez más a las fuerzas políticas «patriotismo» para defender las fronteras y los valores de la Unión Europea y, al mismo tiempo, proteger a los ciudadanos de los efectos más graves del conflicto bélico desatado por Putin.

«La paz requiere los esfuerzos adecuados», ha dicho antes de asegurar que para España sea «impostergable» aumentar el presupuesto de Defensa hasta llegar al 2% del PIB. No será un «incremento súbito sino progresivo», ha explicado. «No hay ninguna veleidad militarista en este propósito», ha dicho en un intento de convencer a su socio minoritario del Gobierno, el más firmemente opuesto a este plan. También dirigido a Unidas Podemos ha lanzado el mensaje de que frente a Moscú «no ha faltado diplomacia, ha sobrado agresión».

Mercado energético

Sánchez ha asegurado que frente al «chantaje» energético de Putin, la UE ha decidido reducir drásticamente su dependencia en este terreno de Rusia. Ha señalado que España es uno de los países europeos menos afectado por esa dependencia y a partir de ahí ha sacado pecho de su «liderazgo» a la hora de conseguir movilizar a la Unión en favor de una reforma del mercado energético, de la transición hacia la energía verde y, además, lograr una exención para que España y Portugal puedan poner topes al del megavatio y desligar así la cotización del gas de la electricidad.

El enviará a la Comisión Europea su propuesta concreta esta misma semana y espera obtener respuesta y verde para ponerla en marcha de forma «inmediata». Pese a que la excepción ibérica será temporal y estará muy vigilada por Bruselas para evitar distorsiones en el mercado único, Sánchez ha afirmado que la decisión adoptada por el Consejo Europeo marca «un punto de inflexión».

Sánchez ha hecho hincapié en que el conoce bien los problemas que padecen los españoles, «sector por sector y en su globalidad» y ha prometido que se «desvivirá» por «aplacarlos» y distribuir los «sacrificios» de manera «justa y equilibrada».

Ha explicado las medidas incluidas en el plan que aprobó ayer el Consejo de Ministros y que él mismo anticipó el lunes en una conferencia ante los principales empresarios del Ibex. En este punto ha asegurado, en réplica dirigida al PP, que el Gobierno «sí baja impuestos» y ha citado la rebaja de gravámenes en hasta un 60% en la factura de la luz. Se trata de una disminución llevada a cabo hace varios meses, antes de la de Ucrania, que no ha afectado a los impuestos sobre el gas ni sobre los combustibles como reclama el primer partido de la oposición.

Cuca Gamarra, portavoz del Partido Popular.
Cuca Gamarra, portavoz del Partido Popular.JAVIER BARBANCHO

Gamarra: «Arruina a las clases medias»

La portavoz del Grupo Parlamentario Popular, Cuca Gamarra, ha cargado con dureza contra Sánchez por no acometer una bajada adicional de impuestos y por no haber pactado previamente las medidas con la oposición a la que le pide el apoyo. «Sería bueno que cambiara esa actitud», le ha afeado.

Después de que Sánchez arguyera que su plan de choque plan no es «definitivo» y que está «abierto» y es «dinámico «, Gamarra le ha exigido que sea «más ambicioso» en las medidas contra el encarecimiento energético, como lo han sido otros países europeos.

La diputada del ha minimizado el plan de choque del Ejecutivo, por su escasa duración, tildándolo de «Plan Primavera». y ha reclamado un recorte tributario adicional en el IVA y los impuestos especiales, así como la deflactación del IRPF, para que las familias no paguen «dos veces» el alza de precios. Además, ha reclamado un recorte del «gasto ineficiente», por valor de hasta 60.000 millones de euros.

Gamarra también ha minimizado la «excepcionalidad ibérica» que ha permitido el Consejo Europeo, asegurando que las medidas ya se podían tomar desde el 8 marzo: «La única excepcionalidad de España es su Gobierno». «Quería desacoplar el gas, pero lo único que vive desacoplado de la realidad es usted», ha dicho.

«Sería bueno que hoy salgamos de aquí sabiendo a dónde quiere usted llevar a este país, porque tiene usted una hoja de servicios llena de fracasos y eso no es lo que España necesita»

Para la dirigente del PP, el «colapso como gobernante» de Sánchez «es la decadencia de España y la ruina de los españoles». «En España, se repite que el PSOE arruina a las clases medias y trabajadoras una vez cada diez años y luego llega el a arreglarlo, sí, sí», ha añadido.

Santiago Abascal, desde la tribuna de oradores.
Santiago Abascal, desde la tribuna de oradores.EFE

Vox, contra el «fanatismo climático»

El líder de Vox, Santiago Abascal, ha culpado a Sánchez y a su «fanatismo climático» que haya llegado la «ruina» y la «miseria» en forma de inflación, porque con la renuncia a determinadas fuentes de energía, expresada en la ley climática, «se votó el suicidio de España». «Lo suyo no es ecologismo, sino ignorancia, necedad y traición», ha recriminado.

En su intervención, ha advertido a Sánchez de que a los españoles «se les está acabando la paciencia» y que «no se esconda» detrás de la guerra en Ucrania porque la inflación «ya estaba aquí» y está provocada por «la sumisión al fanatismo climático y a la renuncia a la soberanía energética, alimentaria e industrial».

Por otra parte, Abascal ha desoído la petición de Sánchez para apoyarle en la crisis y ha ironizado son esa llamamiento a la unidad después de pactar con «todos los enemigos» de España. El líder de le ha replicado que sólo pretende un aval para «al margen» del PSOE y del Congreso.

Pablo Echenique, durante su intervención.
Pablo Echenique, durante su intervención.Chema MoyaEFE

Podemos, contra Feijóo

Unidas Podemos, por boca de su portavoz parlamentario, Pablo Echenique, ha sacado pecho atribuyéndose como propias las medidas «más valientes» y «sociales» del plan de choque aprobado por el Consejo de Ministros.

Echenique ha citado por ejemplo la medida que hace referencia a la limitación a un 2% en la subida de los precios del alquiler así como el mantenimiento de la reducción de los beneficios de las grandes compañías eléctricas.

El portavoz morado ha hecho además todo lo posible por intentar apartar al del acuerdo sobre el plan asegurando que no sería «coherente» que el nuevo líder de los populares, Alberto Núñez Feijóo, «el amigo de narcotraficantes», le diera el visto bueno y dando por hecho que no quiere negociar. Con su comentario, Echenique ha roto con la calma que hasta entonces había dominado en la Cámara suscitando los airados reproches de la bancada popular.

En el capítulo de socios del Gobierno, ERC ha exigido a Sánchez aprovechar «ahora que está a huevo» con la crisis para subir los impuestos a las «grandes fortunas» y a las empresas eléctricas y petroleras. Además, Gabriel Rufián ha reclamado extender más allá del 30 de junio las medidas del plan de choque del Gobierno, además de articular cambios «estructurales» y no sólo «coyunturales».

A este respecto, y ante el contexto de fuerte descontento social por el impacto de la crisis, Rufián ha avisado de que la derecha no puede «robar a la izquierda la capacidad de indignarnos». Y ha vuelto a reclamar que, además de «militar en la moral», lo que «las izquierdas» tienen que hacer es aportar soluciones y ser «útiles». «Llenándole la nevera a la gente, no hay más», ha subrayado.

El líder de Más País, Íñigo Errejón, ha celebrado la «importante victoria» de Sánchez en Europa pero le ha avisado que «ahora toca usarlo» para tomar medidas «estructurales» para acabar con la dependencia del petróleo y el gas. Asimismo, ha reclamado subir los impuestos para que petroleras y eléctricas paguen más para sostener la respuesta a la crisis.

Edmundo Bal, portavoz de Ciudadanos.
Edmundo Bal, portavoz de Ciudadanos.EFE

Bal lamenta la «posición unilateral» de Sánchez

En Ciudadanos, Edmundo Bal ha criticado a Sánchez por «venir con una posición unilateral» para afrontar la crisis, sin consensuar las medidas con la oposición, y luego pedir «cheques en blanco», utilizando el Congreso como si fuera «un dispensador de avales» y no una Cámara en la que negociar. Por ello, le ha reclamado no usar el Congreso como una «trastienda del Gobierno» sino como un espacio al que debe dar protagonismo y respetar. En este sentido, Bal ha vuelto a pedir a Sánchez medidas de más calado y ha subrayado la importancia de bajar los impuestos como una parte de la soluciones.

Поделитесь этим с вашими друзьями (Compártelo con tus amigos)

Добавить комментарий

Ваш адрес email не будет опубликован.