La falta de abastecimiento de piezas provocada por la crisis de los semiconductores seguirá afectando a la planta de Seat Martorell en 2022. El fabricante automovilístico del grupo Volkswagen prevé fabricar en el próximo ejercicio entre un 20% y 22% menos que antes del impacto de la crisis coronavirus, lo que se traduce en unas 390.000 unidades. Así, por segundo año consecutivo, la factoría no cumplirá con las exigencias de por la situación de penuria de aprovisionamiento de suministro, lo que podría comprometer la llegada de inversión y futuras adjudicaciones.

Así lo han confirmado fuentes sindicales en conversaciones con este diario que han explicado que «la falta de microchips continuará afectado a la producción en las líneas de montaje de la factoría hasta provocar que Seat Martorell fabrique, prácticamente, los mismos en 2022 que este año, lo que se traduce en una caída de las unidades ensambladas de entre el 20% y el 22%». «No más de 400.000 unidades», calculan.

«La dirección de la planta de Seat en Martorell aún no ha hecho oficiales sus previsiones para 2022 y no será hasta la primera semana de diciembre cuando anuncie los que se producirán en la factoría en el próximo ejercicio. No obstante, los responsables de producción ya han advertido que no se alcanzarán los niveles previos al impacto de la crisis del coronavirus –500.000 unidades-«, añaden.

Ante esta situación, las citadas fuentes señalan que «en Martorell se está trabajando con un margen de una semana para anunciar a los trabajadores las paradas en las líneas de producción por falta de suministro». «En la actualidad, la escasez de chips está afectando a la línea en la que se ensamblan los modelos que mayor demanda están teniendo en el mercado europeo, la nueva versión del Seat León, el Cupra León y el Cupra Formentor, ante la eliminación del turno de noche», añaden.

La factoría catalana aprobó un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) por causas productivas y organizativas el pasado mes de enero de 2021. La compañía anuncio que el segundo trimestre de este año iba a recuperar la producción perdida para hacer frente a la demanda, pero la rotura de las cadenas de suministro a nivel mundial dinamitó los planes del fabricante automovilístico del grupo Volkswagen y obligó a prorrogar el expediente hasta junio de 2022 con una afección de casi 1.300 trabajadores al día.

Más de 5.000 sin terminar

Una situación que ha provocado que la campa de Martorell haya acumulado en la campa más de 5.000 sin terminar en el mes octubre por la falta de piezas. Esto es, los pueden salir de la factoría rodando porque no les falta ninguna pieza de seguridad y tienen el visto bueno del departamento de calidad, pero no pueden venderse en un concesionario por falta de elementos tecnológicos.

«Las unidades paradas en la campa a la espera de que se terminen se han reducido notablemente en la última semana tras la decisión de la dirección de Martorell de frenar la producción semiterminados y la llegada de un pedido de piezas», concluyen las citadas fuentes.

Compártelo con tus amigos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.