Langostinos, lubina, ostras, percebes… Muchos de los productos del mar más demandados en están comenzando a sufrir los estragos de la crisis de suministros. Muchos pescados y mariscos ya han superado el precio que alcanzaron el año pasado por navidades como consecuencia del encarecimiento de la y de los combustibles. Además, la huelga de camioneros convocada para finales de año complica aún más las perspectivas del sector, que teme que la escasez de productos dispare aún más los precios y los consumidores acudan a otros productos más económicos.

La subida de la es uno de los principales factores del encarecimiento de estos productos ya que es imprescindible el uso de la electricidad en estos negocios para el mantenimiento de la cadena del frío en las cámaras frigoríficas y bombear agua hasta las piscinas. Por su parte, el alza en el precio de los carburantes también complica la situación del sector, ya que su principal distribución es el trasporte por carretera. La importación de este tipo de productos desde -uno de los principales mercados emisores de pescados y mariscos- también se ha incrementado desde que volvieron las fronteras y las tasas tras el .

Y no sólo atañe a los mariscos, que suben ya cerca de un 30%. El aceite sube un 26% en lo que va de año, los refrescos un 10,7% y la carne de ovino y caprino, un 7,2%. Una tendencia que responde a la subida de los precios de los alimentos que se incrementaron en octubre por tercer mes consecutivo hasta alcanzar el máximo desde julio de 2011, según el índice que elabora la FAO, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación.

Sin embargo, pese a este alza en los precios, desde FEDEPESCA alertan de que los consumidores no han adelantado sus compras de pescados y mariscos, aunque también inciden en que el incremento en los costes puede ser disuasorio para la compra de estos productos una vez se vayan acercando estas fechas tan señaladas.

Auge de la venta

Pese a la vuelta a la normalidad y la recuperación de la hostelería, los cambios en los patrones de consumo parece que no vuelven a la era precovid. La explosión de la venta mantiene en las cifras récord de 2020 y permite a los productores hacer llegar los productos frescos a cualquier lugar de en menos de 48 horas. Tras unas últimas navidades con restricciones y ausencias, este 2021 parece que vamos a volver a disfrutar de todo lo que dejamos atrás el anterior. Las ventas en la campaña de 2020 aumentaron un 30% de forma generalizada en todos los sectores, y todo apunta a que este año se mantenga o incluso aumente.

En el caso de los productos frescos y gourmet, se estima que el carrito de la compra, es decir el gasto en comida, crezca hasta un 40% en muchos hogares. El número de comensales en muchos hogares y familias parece que volverá a equipararse al de antes de la pandemia. Mientras la mayoría de los pedidos de 2020 eran para mesas de máximo cuatro o cinco personas, este año todo apunta que el pedido medio se vaya a duplicar y se espera un repunte mayor incluso para fin de año en este tipo de productos.

Compártelo con tus amigos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.