Telefónica y Orange sufren su peor trimestre en televisión de pago pese al inicio del fútbol

Las dos operadoras de telecomunicaciones que han apostado por emitir los partidos de la liga de fútbol han sufrido el peor tercer trimestre de los últimos años en televisión de pago. Pese a que en el inicio de la temporada de fútbol suele ser cuando más ofertas realizan las telecos porque es cuando más abonados suelen ganar -con el impacto que eso tiene también en contratos de fijo y móvil-, el de televisión de pago de Telefónica y Orange se ha comportado peor que otros años pese a la recuperación de la actividad económica. Y todo, en pleno debate sobre el de la subasta de los derechos de emisión para las próximas temporadas que ha impulsado el de la LFP, Javier Tebas.

Telefónica ha perdido desde junio 46.000 abonados a su televisión de pago. Es cierto que en julio y agosto se da de baja mucha gente por el fin del fútbol, pero se trata de clientes que suelen volver luego en septiembre, cuando arranca la nueva temporada. Con la caída de esos 46.000 abonados, Telefónica ha cerrado el trimestre con 3,755 millones de clientes de televisión, cifra no vista en la operadora desde junio de 2017.

Es el peor tercer trimestre para la operadora si descontamos el de 2020, en plena pandemia y con millones de españoles en ERTE o en paro. De julio a septiembre de 2020 la operadora perdió 50.000 abonados. En el tercer trimestre de 2019 perdió 18.00 clientes, en el de 2018 ganó 55.000; 100.000 sumó en el de 2017, y 44.000 abonados perdió en el tercer trimestre de 2016.

La reducción de clientes de televisión de pago ha tenido su consecuencia en los ingresos por cliente de la operadora, conocido en la jerga del sector como ARPU. Estos ingresos por cliente se han situado en 89,6 euros, un 2,4% menos que a septiembre de 2020. Las ofertas para conseguir abonados, claves.

Orange

El caso de Orange, la otra operadora que sigue apostando por el fútbol como contenido diferencial frente a otros competidores, es similar. Aunque en el caso de la teleco francesa ha conseguido cerrar el tercer trimestre del año con 12.000 clientes de televisión más que en junio, hasta los 693.000 abonados.

Pese a ello, es el peor dato en un tercer trimestre en años. En 2015 ganó casi 80.000 abonados; 77.000 suscriptores sumó en el tercer trimestre de 2016; 52.000 en 2017; 46.000 nuevos abonados registró de julio a septiembre de 2018; al año siguiente, en 2019, Orange ganó 47.000 clientes en el arranque de la liga; y en 2020, sumó 43.000 abonados.

Orange ha defendido su apuesta por el fútbol haciendo públicos algunos datos positivos: el número de clientes que han comprado el fútbol es ahora un 35% superior a septiembre de 2020, aunque la cifra total de suscriptores ha descendido un 3,2%, que pagan de media un 37% más que el resto de abonados. Por eso seguirán comprando los derechos a Telefónica, sin pujar directamente en la subasta de Tebas para no encarecer más el precio.

Subasta

Estos datos, consecuencia también de la feroz competencia del low cost y del alza de las plataformas de streaming como y Disney +, son un aviso para Telefónica a la hora de pujar por los derechos de las próximas temporadas, proceso recientemente abierto por la LFP. La cúpula de la operadora ha insistido en que hará una oferta pero a la baja, en línea con lo que ha sucedido con el coste de estos mismos derechos en otras ligas europeas.

Поделитесь этим с вашими друзьями (Compártelo con tus amigos)

Добавить комментарий

Ваш адрес email не будет опубликован.