España recibe el nuevo año con temperaturas propias de abril

La frase más escuchada en este final e inicio de año en España, con permiso de ómicron, es qué buen tiempo hace.

Tanto, que incluso por toda la costa del Cantábrico la gente se ha animado a ir a la playa y a bañarse en pleno invierno. Pero esto no es buen tiempo, es un tiempo realmente anómalo. Las temperaturas máximas están en general entre cinco y diez grados por encima de lo normal, incluso entre 10 y 15 grados de más en zonas medias y altas, con valores tan llamativos como 25 grados en Bilbao y 20 en Ávila.

La Nochevieja de 2021 y el día de Año Nuevo de 2022 están siendo “inusualmente cálidos”, ratifica Rubén del Campo, portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), que subraya que “estas altas temperaturas no son normales”. “Hablamos de valores que veríamos normalmente en España a mediados del mes abril”, subraya. De hecho, fue el 31 de diciembre más cálido desde que hay registros en numerosas ciudades y se pulverizaron seis récords absolutos de temperaturas máximas para este mes con 25,2º en el aeropuerto de Bilbao, 22,2º en Cuenca, 21,2º en Teruel, 20,5º en Salamanca y 20,4º en Soria. El día anterior, cayeron otros tres, con 24,7 en Bilbao, 20,2º en Ávila y 22,6º en Segovia.

Todo el país ha marcado valores anómalos. En la estación del Retiro de Madrid, por ejemplo se alcanzaron el 31 de diciembre los 15,5º, hasta 18,1º en Barajas, cuando hasta ahora el máximo habían sido 15 grados en la Nochevieja de 1979. En Granada se llegó a 23,8º, cuando hasta ahora no se había pasado de 19º, mientras que en Cáceres hizo 19,7º cuando hasta ahora no se había pasado nunca de 16º. En Canarias también se están viviendo temperaturas muy altas, con 28º en Las Palmas ―tres grados más que su Nochevieja más cálida hasta la fecha―.

La causa, explica Del Campo, es la presencia de “una masa de aire origen subtropical inusualmente cálida que se ha instalado sobre Europa occidental” combinada con los efectos de las altas presiones. El resultado de ambos factores es “un ambiente estable y temperaturas excepcionalmente altas, sobre todo en las horas centrales del día y en zonas de mediana y elevada altitud”. En cambio, en los fondos de valles, por el fenómeno de inversión térmica, los valores están siendo más razonables. Las mínimas, aunque también están por encima de lo habitual, “no lo están tanto como las diurnas”. El tiempo anticiclónico, responsable de la formación de las boinas sobre las grandes ciudades típicas del invierno, es usual a estas alturas de año en España, “lo extraño esta vez son las altas temperaturas que estamos viendo”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.

Suscríbete

Vecinos de Lasarte en la playa de Ondarreta en San Sebastián, este sábado.
Vecinos de Lasarte en la playa de Ondarreta en San Sebastián, este sábado. Javier Hernández

El meteorólogo Juan Jesús González Alemán, doctor en Física, investigador en dinámica atmosférica y uno de los mayores expertos en sistemas tropicales de España, lo resume así en Twitter: “Bienvenidos a una nueva era climática”. A su juicio, “eso no es normal”. “No nos estamos dando cuenta de la excepcionalidad de la situación por ser invierno, pero se están alcanzando temperaturas récord en, al menos, los últimos 40-70 años. La de la masa de aire a unos 1.500 metros de altitud es extraordinaria”, agrega.

Ambiente en la playa de la Barceloneta, este sábado.
Ambiente en la playa de la Barceloneta, este sábado. MASSIMILIANO MINOCRI (EL PAÍS)

¿Hasta cuándo va a durar este episodio de calor? Del Campo avanza que este sábado será más de lo mismo, “con ambiente muy cálido en las horas centrales del día y valores similares a los del día anterior”, sin lluvias salvo en el extremo más occidental de Galicia y con nieblas en el Tajo, el Ebro y el Guadiana. Los días 2 y 3 “también serán unas jornadas con tiempo estable en general”, aunque el paso de frentes poco activos puede dejar lluvias débiles en Galicia, Asturias y en torno a la cordillera Cantábrica. “Se podrán formar nieblas, aunque menos persistentes, en el valle del Ebro, y en el resto del país habrá intervalos de nubes altas, es decir, los cielos algo enmarañados, pero brillará el sol”, continúa el portavoz de Aemet. Las temperaturas “irán bajando, pero todavía tendremos valores muy altos para la época”, con más de 20º a mediodía en buena parte del tercio sur peninsular, área mediterránea e incluso puntos del Cantábrico.

Una pareja pasea en la playa de la Malvarrosa, en Valencia.
Una pareja pasea en la playa de la Malvarrosa, en Valencia.Kike Taberner

A partir del día 4, crece la incertidumbre, pero Del Campo atisba la llegada de un frente atlántico al norte peninsular, con lluvias en Galicia, Cantábrico, Pirineos, alto Ebro y la meseta norte, que es posible que lleguen a otros puntos del oeste y extremo norte peninsular. Las temperaturas seguirán bajando y algo de nieve puede aparecer en zonas altas de montaña, pero los valores seguirán siendo altos, “aunque ya no tan marcados” como en días anteriores. El 5 y 6 de enero, los escenarios más probables apuntan a lluvias en el extremo norte, que no se descartan también en el área mediterránea, con temperaturas que siguen en descenso hasta situarse en valores más propios para la época al final de las fiestas.

El calor inusual llena las playas y los chiringuitos

A tope. Las playas de Valencia y los restaurantes arroceros que se asoman a ellas están llenos en este primer día del año 2022. El reclamo del sol radiante nunca falla. Lo dice María Ángeles Miralles, directiva de la asociación de hosteleros del paseo marítimo y propietaria de La Alegría de la Huerta: “Hay muchísima gente. Hay internacional y nacional. Cuando el tiempo es buenísimo como ahora, la gente sale seguro. No falla”. “En los días señalados como la Navidad ha habido cancelaciones por los en las familias. Lo hemos notado en las reservas, claro. Pero el buen tiempo siempre compensa a pesar de las anulaciones, sobre todo para los que tenemos terrazas amplias”, añade.
Hay mucha gente en la playa y en las terrazas este sábado y eso que ha refrescado un poco con respeto a las jornadas previas. Al sol se llega a los 20 grados. También hay bañistas, generalmente extranjeros que se adentran en los 15 grados que marca la del mar estos días. Se ven sobre todo muchas familias en manga corta, que contrastan con algunos grupitos de jóvenes trajeados que estiran la Nochevieja.

“La playa se ha convertido en la terraza de quien no tiene en su casa. Es una válvula de escape”, asegura Iván Periano, presidente de la Asociación de Empresarios de la Costa de Cádiz (AECCA) y dueño del chiringuito El Tirabuzón, en la playa gaditana de Santa María del Mar. Azuzada por un buen tiempo y unas temperaturas poco comunes en esta época del año, la provincia ha saludado el año nuevo con sus playas llenas de personas al sol, de paseo o, incluso, bañándose. Ese ambiente se ha repetido en muchos arenales de la bahía de Cádiz en este día de Año Nuevo, donde el termómetro no ha bajado de los 18 grados durante el día.

Periano ha colgado este sábado el cartel de completo para el almuerzo en su chiringuito. Su aforo de entre 110 y 120 comensales se ha llenado de una mayoría de gaditanos en mesas pequeñas o de convivientes. “Atrás quedaron las mesas grandes, se cancelaron por esta nueva ola de coronavirus. El primer tramo de las navidades con el mal tiempo no fue muy bueno. Ahora, con este tiempo excepcional y que la gente busca exteriores, la cosa está más animada”, apunta el presidente de AECCA. Aproximadamente 20% de los 140 chiringuitos de su entidad provincial que se mantiene abierto en invierno.

El verano en la Costa del Sol, por el contrario, fue el día 26. Ese día, Málaga capital registró su récord de en el mes de diciembre con 24,8 grados. Decenas de personas se acercaron hasta las playas, muchos de ellos para darse un chapuzón. Las jornadas festivas también han invitado a practicar deporte en la playa, especialmente surf y remo, pero también yoga, correr o paseos en bicicleta. También los chiringuitos de barrios como Pedregalejo han registrado llenos a diario, especialmente de familias que se reencontraban para las fiestas. A partir del jueves la capital y las localidades del entorno han vivido el fenómeno conocido como taró, una niebla marítima que inunda la ciudad, lo que ha alejado a visitantes y locales de las playas.

En la Costa Tropical granadina las vacaciones navideñas se consideran temporada baja. No obstante, en Almuñécar y La Herradura los establecimientos abiertos estaban al máximo de reservas este primer día del año a mediodía. La costa tropical granadina ha amanecido este uno de enero nublado, aunque a la hora del almuerzo esa niebla había dejado paso al sol y la rondaba los 18 grados. La ocupación hotelera en Almuñécar y La Herradura ha alcanzado estos días un 60%.

Con información de Ferran Bono, Jesús Cañas, Nacho Sánchez y Javier Arroyo

Allspain.info — últimas noticias en España y todo el mundo. Información de política y economía, cultura y sociedad, tecnología y deportes, reseñas de eventos y incidentes, sucesos y ocio,  y viajes. Actualización diaria. ¡Todo es más importante aquí! Sígueme en Facebook.

Поделитесь этим с вашими друзьями (Compártelo con tus amigos)

Добавить комментарий

Ваш адрес email не будет опубликован.