Los Reyes Magos traen lluvias y un desplome de las temperaturas de hasta 12 grados

De la playa en Nochevieja al abrigo y los paraguas para la cabalgata de Reyes.

A partir de este martes, se avecina un cambio brusco y radical del tiempo en España tras vivir un 31 de diciembre primaveral, incluso veraniego. Tanto es así que se trató del paso de año más cálido al menos desde 1950, un episodio calificado de extraordinario por la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) por su intensidad y su duración, ya que durante ocho días las temperaturas estuvieron de media seis grados por encima de las que corresponden. Sin embargo, un acusado descenso de las temperaturas de hasta 12 grados hará que el miércoles vuelvan a ser las propias del mes o incluso “ligeramente más frías” en la mitad norte, avanza Rubén del Campo, portavoz de Aemet. “Volverán las heladas y en las horas centrales del día no se superarán los 15º”, continúa el meteorólogo, para añadir que el paso de sucesivos frentes dejarán lluvias, especialmente en el norte.

La causa de este cambio brusco es la sustitución de la masa de aire subtropical “extremadamente cálida para la época”, que se asentó y se recalentó en el país, por una masa de aire polar ―que no quiere decir que venga del Polo, sino de latitudes más altas―. El inicio del cambio se produjo ya la tarde-noche del lunes, con la llegada de un frente al extremo occidental de Galicia. Este martes, dicho frente atravesará la Península de oeste a este y, tras de él, hará acto de presencia la masa fría, que provocará un descenso térmico notable. La bajada será “muy palpable” en la mitad occidental de la Península, entre 10º y 12º en León, Valladolid o Madrid, mientras en las regiones mediterráneas subirán “de manera algo acusada”, con una previsión de 25º en el litoral de la Comunidad Valenciana y el ambiente cálido sostenido en el Cantábrico, con máximas superiores a los 20º.

Las lluvias afectarán sobre todo a Galicia y comunidades cantábricas, mientras que los cielos se irán cubriendo en el resto de la Península y las precipitaciones se extenderán a la mitad norte, zona centro y montañas del sureste. No se espera agua, en cambio, en Andalucía, Murcia y sur de la Comunidad Valenciana. Volverá la nieve, con una cota entre 1.000 y 1.400 metros en el norte y centro y de 1.500 en el sur, y habrá rachas fuertes o muy fuertes de en montañas, litorales y meseta norte. En Canarias, este martes los cielos están despejados con algo de calima y las temperaturas bajarán un poco, pero seguirán todavía altas.

El miércoles, el soplará con intensidad en el área mediterránea y en zonas de montaña de la mitad norte y un nuevo frente dejará lluvias en el tercio norte peninsular, especialmente en Galicia, Cantábrico oriental y Pirineos. En Castilla y León, sistema Ibérico y montañas del sureste las lluvias serán débiles y dispersas y no se puede descartar alguna gota en la zona centro y meseta sur.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.

Suscríbete

La cota bajará a 900 metros en los Pirineos y a 900/1.200 en el resto de la mitad norte y por encima de 1.200 en la sur. Las temperaturas continuarán su despeñamiento, sobre todo en el Cantábrico, zona centro, este de la Península y Baleares, con de 6º a 10º menos que el día anterior. En zonas del Cantábrico y del tercio oriental pueden caer hasta 12º. El ambiente diurno será frío, con máximas en las dos mesetas de 5º a 10º; de 10º a 15º en el Cantábrico, el interior de Andalucía y Extremadura; y de entre 15º y 18º en las regiones mediterráneas, unos valores “normales” para la época en general pero “algo bajos” en el interior de la mitad norte. En Canarias, a partir del miércoles “se restablecerá el régimen de alisios que dejará nubes abundantes y lluvias en el norte de las de mayor relieve el miércoles y jueves, y unas temperaturas normales”, detalla Del Campo.

El jueves, las mínimas continuarán bajando, con heladas en buena parte del interior: en Teruel o Soria se llegará hasta -6º, mientras se rondarán los -3º a -5º en Pamplona, Victoria, Huesca o Lleida. “Incluso podría helar cerca de la costa vasca, como en Bilbao, donde se podría bajar hasta -1º”, subraya el portavoz. En Madrid, se esperan entre 0º y 1º en el centro y -2/-3 º en el aeropuerto. Las máximas subirán en el Cantábrico y en la mitad occidental y se mantendrán igual en el resto. Habrá lluvias ocasionales y dispersas en Galicia, Cantábrico y Pirineos que no se descarta que lleguen a zonas montañosas del centro y del sureste. En cambio, será un “día estable, con cielos poco nubosos y sin lluvias” en el resto. La cota bajará un poco más en Pirineos a 700 metros, mientras que en el resto subirá a entre 1.000 y 1.400 metros.

Поделитесь этим с вашими друзьями (Compártelo con tus amigos)

Добавить комментарий

Ваш адрес email не будет опубликован.