Primero fueron las eléctricas quienes advirtieron a de que un momento de poco viento, menos sol y fuerte frío puede provocar un apagón eléctrico por la incapacidad de sumar la generación de electricidad con natural en plena punta de demanda. Las previsiones meteorológicas de las eléctricas marcan un momento similar al descrito a finales de enero. Ahora, Red Eléctrica Española (REE) ha informado ya extraoficialmente al Gobierno de sus previsiones para los próximos meses. Y uno de los avisos va en idéntico sentido: enero puede ser un mes especialmente peligroso en cuanto a riesgo de corte eléctrico. ¿Y Sánchez? Nada. Cruzando los dedos. El Gobierno insiste en que no habrá cortes de suministro y que todos los mensajes en sentido contrario son propios de quienes disfrutan alentando el apocalipsis. Y es que, por mucho que diga el Gobierno, enero registrará una fuerte demanda de electricidad por parte de los consumidores españoles, justo en un momento en que se topará con una caída de la electricidad generada por las principales energías conocidas como verdes. Todo ello, mientras las reservas hidráulicas no se encuentran en su mejor momento.

No se trata de alarmar innecesariamente, sino de alertar de que en determinadas condiciones adversas el apagón eléctrico no es descartable. Y es que con un invierno muy frío -como el que viene-, con un gasoducto cortado -como el que ya se ha cerrado al paso por Marruecos-, con un colapso del mercado de barcos metaneros que traen natural a España – como el que se está produciendo-, abrazarse al optimismo como único argumento es un ejercicio temerario. Ya en septiembre, Enagás informó al Ejecutivo de que habría garantía de suministro «siempre que no haya limitaciones en la importación del aprovisionamiento». Lo malo es que el condicional ya se ha producido, porque uno de los dos grandes gasoductos que traen el combustible a desde Argelia ha sido cerrado.

En estas circunstancias, OKDIARIO insiste en que enero es un mes de alto riesgo. Nos acusarán de apocalípticos o agoreros, pero los informes están ahí. Sánchez lo sabe, pero reconocer la verdad no es su fuerte.

Compártelo con tus amigos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.