Agentes de la Unidad de Intervención Policial han conseguido sacar de una zona de enfrentamientos con los piquetes del metal en un vehículo que estaba siendo usado como barricada. El coche fue entregado posteriormente a su propietaria, una joven que lloraba desconsolada al comprobar el estado en el que lo habían dejado. Un antidisturbios la ha abrazado y animado, recordándole que «sólo es un coche».

Con varias palmadas y un abrazo a las puertas del coche, un Seat negro, el de la UIP ha tenido muestras de cariño con la joven justo cuando le han hecho entrega del vehículo.

«Estate tranquila, es un coche, sólo es un vehículo», se escucha que le dice el agente a la joven, que sigue llorando desconsoladamente. «Ya lo sé, que es una putada, pero estate tranquila», afirma.

En las imágenes se ve cómo los policías, a continuación, retiran ramajes del chasis y muestran cómo una ventanilla han totalmente destrozada. Además, la chapa del vehículo muestra abolladuras y desconchones fruto de las pedradas y botellazos recibidos. Durante toda la escena, de fondo, se escuchan cercanos los lanzamientos de pelotas antidisturbios, señal de que los enfrentamientos continuaban en las inmediaciones.

El vehículo quedó atrapado en una zona donde los piquetes del metal se han enfrentado con la este miércoles, ante la impotencia de su joven propietaria que advertía cómo le impactaban objetos e iban poco a poco provocándole daños. Una vez que el área ha sido despejada, un agente le pidió las llaves y lo ha conducido a una zona fuera de peligro, donde le fue entregado.

Compártelo con tus amigos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.