Caminando junto al pueblo 

Xi se unió al Partido en la localidad de Liangjiahe de la provincia de Shaanxi en 1974. Tenía sólo 15 años cuando llegó allí en 1969 como un «joven educado». Durante los siguientes siete años, Xi vivió en el pequeño pueblo en el campo de la meseta de Loess. Tras finalizar el trabajo del día, regresaba a su primitiva casa en forma de cueva y dormía en una sencilla cama de arcilla. Pasarían 38 años y múltiples puestos en varios niveles de la jerarquía del Partido hasta ser ascendido al puesto más alto. 

Tras unirse al PCCh, Xi se convirtió en Secretario del Partido de Liangjiahe. Sus colegas de la aldea recuerdan que Xi «trabajaba a conciencia, tenía muchas ideas y podía unir a la gente y a los funcionarios». Al recordar su tiempo en la aldea empobrecida, Xi expresó que lo que más deseaba era que los aldeanos «tuvieran carne en sus platos». 

En 1975, Xi fue admitido en la prestigiosa Universidad Tsinghua de Beijing. Después de graduarse, trabajó en la oficina general de la Comisión Militar Central. Luego, en 1982, se mudó a Zhengding, un distrito de la norteña provincia de Hebei. Al recordar el traslado a Zhengding, Xi dijo que se había ofrecido como voluntario para trabajar a nivel de base entre la población. Señaló que quería «amar al pueblo como ama a sus padres». 

Después de Zhengding, la carrera política de Xi lo llevó a las provincias costeras de Fujian y Zhejiang, así como a la metrópoli de Shanghai. Dondequiera que fue, eran notables sus estrechos vínculos con el pueblo. La filosofía centrada en las personas de Xi explica por qué ordenó esfuerzos constantes para salvar a toda costa la vida de las personas durante la epidemia de COVID-19, señaló Liu Jingbei, profesor de la Academia de Liderazgo Ejecutivo de en Pudong, Shanghai. 

En 2007, Xi regresó a Beijing como miembro del Comité Permanente del Buró Político del Comité Central del PCCh y más tarde como vicepresidente de China. Supervisó diversas esferas, como la construcción del Partido, el trabajo de organización, los asuntos de Hong Kong y Macao y los preparativos para los Juegos Olímpicos de Beijing 2008. 

A la edad de 59 años, Xi fue ascendido a la posición más alta del Partido en noviembre de 2012. Cerca de un mes después, Xi desafió el frío del invierno para visitar a los habitantes pobres de Hebei. Se sentó con los aldeanos y les preguntó sobre sus ingresos y si tenían suficiente comida, colchas y carbón para mantenerse calientes durante el invierno. Xi expresó que su corazón se estremeció cuando vio que algunos aldeanos todavía luchaban para llegar a fin de mes. 

Fortaleciendo el partido 

Este 2021 es el noveno año de la campaña anticorrupción más amplia de la historia de China, liderada por Xi, que no muestra signos de detenerse. Más de 20 altos funcionarios del sector financiero fueron sancionados o investigados el año pasado. Durante los últimos 30 días, un ex funcionario de nivel ministerial de los organismos encargados de la aplicación de la ley del Gobierno central ha sido investigado y otro ha sido sancionado. 

Durante los últimos nueve años, se han investigado más de 400 funcionarios de nivel ministerial y superior, incluyendo un ex miembro del Comité Permanente del Buró Político del Comité Central del PCCh y dos ex vicepresidentes de la Comisión Militar Central. Entre 2014 y 2020, más de 8.300 prófugos fueron repatriados desde más de 120 países y regiones. «En un momento crítico, Xi dio un vuelco a la situación», señaló un editorial de prensa extranjera. 

Como secretario general del Comité Central del PCCh, Xi ha dirigido los esfuerzos para formular y revisar unas 200 políticas internas del Partido. También llevó a cabo cinco actividades educativas en todo el Partido para fortalecer los ideales y creencias de los miembros de la organización y asegurar que actuaran de manera eficaz y coherente. 

Hasta junio de este año, el número de miembros del PCCh había crecido hasta 95 millones, 10 millones más que la población de y el doble que la española Expertos en asuntos chinos aseguran que el Partido se ha vuelto más disciplinado, puro y poderoso. 

En 2016, la sexta sesión plenaria del XVIII Comité Central del PCCh estableció el estatus de Xi como núcleo del Comité Central del PCCh y de todo el Partido. En octubre de 2017, el pensamiento de Xi Jinping sobre el socialismo con características chinas para una nueva era fue adoptado oficialmente por el XIX Congreso Nacional del PCCh. El pensamiento fue consagrado en los Estatutos del PCCh y la Constitución de China. 

Al igual que Mao Zedong y Deng Xiaoping, Xi ha avanzado en la adaptación del marxismo al contexto chino y ha mantenido su vigencia, indicó Xin Ming, profesor de la Escuela del Partido del Comité Central del PCCh (Academia Nacional de Gobernanza). 

Haciendo fuerte a  

Tras la Guerra del Opio de 1840, se redujo gradualmente a una sociedad semicolonial y semifeudal. Fue intimidada por fuerzas extranjeras y sufrió pobreza y debilidad. El PCCh se fundó en 1921 para cambiar esta situación. 

Dos semanas después de la elección de Xi como secretario general del Comité Central del PCCh, presentó el «sueño chino» de la revitalización nacional. Este octubre, durante un evento conmemorativo del 110º aniversario de la Revolución de 1911, Xi mencionó la «revitalización» 25 veces en su discurso de 35 minutos, convirtiéndolo en uno de los mensajes más enfatizados. Xi cree que la revitalización requiere tanto de un diseño estratégico como de un trabajo duro. Tomó la iniciativa como un hombre de acción. Solo en 2019, participó en más de 500 eventos importantes. Su itinerario de trabajo incluyó los fines de semana de aproximadamente 30 semanas en ese año. Revisó cada proyecto de los principales planes de reforma. «La felicidad se logra a través del trabajo duro», dijo. 

Para obtener información de primera mano, a menudo visita granjas, aldeas de pescadores, hogares de agricultores, pequeños restaurantes, supermercados, talleres de fábrica, laboratorios, hospitales y escuelas, e incluso inspecciona granjas de cerdos y baños públicos. 

Xi ha superado la prueba frente a numerosos obstáculos y crisis en los últimos nueve años. A principios de 2015, cuando Yemen se sumió en el caos, ordenó a la armada evacuar a cientos de ciudadanos chinos que habían quedado varados. Cuando inició una guerra comercial contra China, diseñó la estrategia de que no quería tal guerra, pero no tenía miedo a una y lucharía si resultaba necesario. También dijo que fortalecer el diálogo y la cooperación era la única opción correcta para ambos países. «El vasto océano Pacífico tiene suficiente espacio para los dos grandes países que son China y Estados Unidos», afirmó Xi. 

Desde realizar patrullas regulares en las aguas de las Diaoyu, romper el llamado arbitraje del Mar Meridional de China, y encontrar soluciones a los conflictos fronterizos entre China y la India, hasta facilitar el regreso de los chinos detenidos ilegalmente en el extranjero, Xi ha encabezado la planificación estratégica y táctica y, de ser necesario, ha intervenido personalmente. 

En 2019, cuando Hong Kong sufrió disturbios sociales, dirigió los esfuerzos para salvaguardar la causa de «un país con dos sistemas» y detener el intento de incitar una «revolución de colores». En vísperas del Año Nuevo Lunar de 2020, con la epidemia de COVID-19 nublando las festividades, Xi pasó una noche sin dormir. Al día siguiente, convocó una reunión de liderazgo del Partido para discutir la respuesta del país. Antes de la reunión, Xi había tomado la decisión de restringir el movimiento de personas y los canales de salida en Hubei y Wuhan. El tiempo ha demostrado que esta estricta medida era la única opción viable. 

«Es realmente una enorme responsabilidad y una ardua tarea gobernar un país tan grande», dijo Xi al responder una pregunta de un político extranjero. «Estoy dispuesto a ser abnegado y dedicarme al desarrollo de China. No decepcionaré al pueblo». 

Abriendo nuevos caminos de reforma 

Xi diseñó un modelo chino de modernización caracterizado por un camino de desarrollo innovador, coordinado, ecológico y abierto, que es para todos. Los observadores coinciden en que esta visión de desarrollo busca sacar a la China socialista de la trampa de un desarrollo que dependa de un crecimiento extenso e ineficiente a costa del daño ecológico, girando hacia un desarrollo de alta calidad y evitando escenarios en que los ricos se vuelven más ricos y los pobres más pobres. 

Encabezada por Xi, la reforma ha llegado a diversos campos, abarcando las políticas de uso de la tierra, la construcción del Partido en empresas estatales, el procedimiento judicial, la planificación familiar, las políticas fiscales y de impuestos, el mercado inmobiliario, la ciencia y la tecnología y la lucha antimonopolio. Una medida de reforma destaca entre todas: la modernización de las instituciones, que impacta directamente en el desarrollo y la estabilidad a largo plazo de China. En su núcleo está la defensa y mejora del socialismo con características chinas y la modernización del sistema y la capacidad de gobernanza de China. En ocasiones, las reformas enfrentaron grandes dificultades. A veces, para abordar controversias y eliminar obstrucciones, el propio Xi tuvo que dar la última palabra. 

Las reformas han vuelto a China más abierta. En 2013, se estableció en Shanghai la primera zona piloto de libre comercio. En la actualidad, el número de tales zonas llega a 21, incluyendo todo el territorio de la isla de Hainan, que tiene el tamaño aproximado de un pequeño país europeo. La lista negativa de inversiones extranjeras se ha reducido aún más. Mientras que algunos países escogieron levantar barreras comerciales, China se convirtió en anfitrión de una serie de exposiciones globales de comercio e inversión. Xi inauguró personalmente la Exposición Internacional de Importaciones de China, una de múltiples exposiciones a nivel nacional a lo largo del país. 

Entre 2013 y 2020, el PIB de China creció a un promedio interanual del 6,4 por ciento, contribuyendo con más del 30 por ciento al incremento económico mundial promedio de forma consecutiva. El PIB de China superó el umbral de 100 billones de yuanes en 2020, equivalente al 70 por ciento del PIB de Estados Unidos. 

Hasta ahora, el logro más impresionante en la nueva era ha sido materializar el primer objetivo del centenario, a saber, la construcción de una sociedad modestamente acomodada en todos los aspectos, indicó Liu Ronggang, investigador del Instituto de Historia y Literatura del Partido del Comité Central del PCCh. 

El país tiene el sistema de seguridad social más extenso en escala y el grupo de ingresos medios más grande del mundo. La pobreza extrema ha desaparecido de una vez y por todas. En los últimos nueve años, unos 100 millones de personas se han liberado de la pobreza extrema. Xi ordenó que los miembros y funcionarios del Partido se trasladaran a aldeas empobrecidas para llevar a cabo medidas focalizadas de alivio de la pobreza. Xi visitó cada una de las 14 áreas contiguas más pobres del país. La eliminación de la pobreza extrema se ha comparado con luchar una guerra. De hecho, la campaña tuvo sus héroes caídos, con más de 1.800 personas fallecidas en el cumplimiento del deber. 

En 2021, China ocupó el puesto 12 en el Índice Global de Innovación, por encima de Japón, y Canadá. Es el principal receptor de inversión extranjera directa y el mercado de consumo número 1 del mundo. 

Xi también reformó integralmente las fuerzas armadas. Reiterando el principio establecido por Mao Zedong de que «el Partido comanda el arma», Xi introdujo una serie de reformas en el sistema de liderazgo y mando militar, así como en el tamaño, estructura y composición de las fuerzas. Exigió que los militares estuvieran listos para el combate. 

Contribuyendo a la comunidad global 

Xi ha estado a la vanguardia de los esfuerzos de China para interactuar con la comunidad internacional y hacer contribuciones a la misma. Antes del brote de la de COVID-19, Xi había visitado 69 países en 41 giras internacionales. Asimismo, fue el primer jefe de Estado chino en asistir al Foro Económico Mundial en Davos. Dijo que si bien emplear tanto tiempo en las visitas a ultramar podría ser considerado como un «lujo», pensaba que «vale la pena». 

Su calendario durante las visitas al extranjero es generalmente muy apretado y puede extenderse hasta la madrugada. Pasó uno de sus cumpleaños durante una gira en el exterior. 

Altay Atli, académico con base en Estambul, Turquía, resaltó la transformación de la participación de China en los asuntos internacionales, tanto económicos como diplomáticos, bajo el liderazgo de Xi. En ese sentido, Atli apuntó que el mundo está presenciando el surgimiento de un país importante con una influencia global. 

En 2013, Xi planteó la noción de «construir una comunidad de futuro compartido para la humanidad». Al abordar los detalles de su visión, Xi propuso que la comunidad internacional debía promover la asociación, la seguridad, el crecimiento, los intercambios entre civilizaciones y la construcción de un ecosistema sano, citando un proverbio: «Los intereses a considerar deben ser los intereses de todos». 

Bajo dicho concepto, Xi propuso un nuevo enfoque de las relaciones internacionales basado en la cooperación de beneficio mutuo y el principio de lograr un crecimiento compartido mediante la discusión y la colaboración en la gobernanza global. «¿Qué tipo de orden internacional y sistema de gobernanza son los más adecuados para el mundo y a los pueblos de todos los países? Esto es algo que debe ser decidido por todos los países mediante consultas, en vez de por un país individual o unos pocos países», indicó Xi. 

De acuerdo con las ideas defendidas por Xi, el mismo principio debe atravesar el marco de las relaciones entre los grandes países, generando estabilidad general y desarrollo equilibrado. En muchas ocasiones, Xi ha subrayado que es posible evitar la «trampa de Tucídides» si las naciones mantienen la comunicación y se tratan con sinceridad. 

El mismo año en que Xi instó por primera vez al mundo a construir juntos una comunidad de futuro compartido para la humanidad, también propuso la Iniciativa de la Franja y la Ruta. Para agosto de 2021, unos 172 países y organizaciones internacionales habían firmado más de 200 documentos de cooperación con China dentro del marco de la iniciativa. De acuerdo con un informe del Banco Mundial, los proyectos de la Franja y la Ruta ayudarán a sacar de la pobreza extrema a 7,6 millones de personas y a 32 millones de personas de la pobreza moderada a nivel global. 

El desarrollo global, sin embargo, no se debe lograr a expensas del medio ambiente. En 2020, Xi ofreció una señal clara de compromiso al afirmar ante el mundo que China alcanzará el pico de sus emisiones de dióxido de carbono antes de 2030 y conseguirá la neutralidad de carbono antes de 2060. «El mundo debe agradecer a China por su contribución a la respuesta ante el cambio climático», indicó el ex primer ministro australiano, Kevin Rudd. 

Tras el brote de la de COVID-19, Xi llamó a la solidaridad y cooperación global. Bajo sus instrucciones, China proporcionó materiales de respuesta al nuevo coronavirus a más de 150 países y 14 organizaciones internacionales y envió 37 equipos médicos a 34 países. Xi se comprometió a convertir las vacunas chinas contra la COVID-19 en un bien público global y prometió ofrecer 2.000 millones de dosis de vacunas al mundo este año. 

En los últimos cien años, el país más poblado del mundo ha recorrido un camino casi increíble: de una nación pobre a una en la que se han satisfecho las necesidades básicas para llegar al estado actual de moderada prosperidad. Xi ha dicho que este éxito es una contribución a la humanidad. Al ofrecer sus impresiones sobre Xi, la presidenta de la 73ª sesión de la Asamblea General de la ONU, María Fernanda Espinosa Garcés, lo llamó «un capitán experimentado» y destacó la importancia de sus contribuciones como la defensa del multilateralismo, la Iniciativa de la Franja y la Ruta y la idea de una comunidad de futuro compartido para la humanidad. 

Cumpliendo nuevas misiones 

El PCCh planea lograr la revitalización nacional a través de un par de metas, llamadas comúnmente «los objetivos de los dos centenarios». 

Durante los últimos nueve años, como máximo dirigente del Partido, Xi ha dirigido el país para completar el primer paso y ha presidido el diseño del segundo paso de este plan histórico. En primer lugar, la modernización socialista deberá estar «básicamente lograda» para el año 2035, y en segundo lugar, China deberá haberse convertido en un gran país socialista moderno, próspero, fuerte, democrático, culturalmente avanzado, armonioso y bello para mediados del siglo XXI, lo cual será alrededor del centenario de la República Popular China. 

Hojas de ruta complementarias apoyan estos objetivos generales. En particular, Xi encabezó la redacción de las propuestas de la dirección del Partido para el XIV Plan Quinquenal (2021-2025) y los Objetivos a Largo Plazo para 2035, que fueron adoptados en octubre de 2020. 

«Realizar este gran sueño exige una gran lucha», dijo. Por lo tanto, la venidera sexta sesión plenaria del XIX Comité Central del PCCh llega en un momento importante, ya que se debatirá una resolución sobre los principales logros y experiencias históricas en los 100 años de historia del Partido. 

 

«A lo largo de sus 100 años de lucha, el PCCh ha acumulado ricas experiencias, ha comprendido importantes reglas y ha desarrollado teorías y sabiduría de gobernanza. Este gran tesoro debe ser resumido para inspirar mejor la gobernanza del Partido», manifestó Han Qingxiang, profesor de la Escuela del Partido del Comité Central del PCCh (Academia Nacional de Gobernanza). 

 

Este año, el término «historia» se ha convertido en una especie de palabra de moda para todos los miembros del PCCh. Una amplia campaña educativa ayudó a los funcionarios a reconocer la historia del Partido, y se inauguró un nuevo Museo del PCCh. El 18 de junio, Xi y sus colegas recorrieron el museo, apreciando exposiciones que exhibían vívidamente cómo el Partido ha dirigido a China. Tras concluir su recorrido por la exposición, Xi y sus colegas hicieron un voto frente a la bandera del Partido, reviviendo un ritual que realizan todos los nuevos miembros del PCCh. «Lucharé por el comunismo el resto de mi vida», aseguró Xi.

Compártelo con tus amigos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.