En el año 2019, Yoli de ‘Gran Hermano 15’ vivió uno de los momentos más complicados a nivel profesional. Todo comenzó cuando diversos usuarios de redes sociales descubrieron que algunas de las prendas de ropa que ella vendía se podían encontrar, a precios infinitamente más bajos, en Aliexpress.

Un hecho que provocó que Yoli recibiera un gran número de críticas en redes sociales. Ahora, dos años más tarde de esta situación, ha querido sincerarse al respecto en su canal de ‘Mtmad’. En todo momento prefirió mantenerse en silencio pero ahora, que ha pasado tiempo, ha querido dar su versión de lo ocurrido.

“Vamos a zanjar este tema que me tiene bastante harta”, comenzó diciendo Yoli en su nuevo vídeo para ‘Mtmad’. “Vamos a hablar con propiedad, con papeles, abogados y con sentencias de por medio, que reafirman lo que yo hice en su día”, añadió. De esta manera, dejaba claro que tenía en su poder diversas sentencias que acreditaban que su negocio de venta de ropa era completamente lícito.

De esta manera, Yoli aprovechó la plataforma de ‘Mtmad’ para sincerarse como nunca sobre esta situación que tantísimo le marcó. “Me atacaron por comprar y revender cosas de Aliexpress”, reconoció. A pesar de todo, en esta nueva entrega, reconoció que “me encuentro con fuerzas para hablar de ello”.

Es entonces cuando la joven se remontó a 2019, cuando “yo firmé un contrato con una empresa española que trabaja con muchas influencers, pero yo pagué el pato por ser de las primeras”. Aunque no quiso desvelar el nombre de esta empresa, sí que ha confesado que ésta trae mercancía desde para distribuirla entre los diversos almacenes que tiene en nuestro país.

Yoli, con una serie de papeles en su mano, confirmaba que “no he comprado ni revendido ropa de y lo dicen sentencias judiciales que lo demuestran”. Por si fuera poco, quiso ir más allá: “Todas las personas que compran en tiendas de barrio o grandes almacenes pueden encontrar cosas parecidas en Aliexpress”.

Por lo tanto, la ex concursante de ‘Gran Hermano 15’ dejó claro que su negocio “no era ilegal ni ilícito porque yo tenía un contrato con una empresa que se dedicaba a eso”. Lo que más daño le hizo de esta situación es que, debido a las duras críticas que estaba recibiendo, perdió una de las oportunidades laborales más bonitas de su vida: “La gente me lo echó por tierra”. Afortunadamente, tuvo la oportunidad de demostrar que lo que se decía de ella era completamente falso.

Compártelo con tus amigos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.